Josefina Vidal: eliminación del bloqueo es esencial para normalizar relaciones entre Cuba y Estados Unidos

Para que algún día puedan existir relaciones normales entre Cuba y Estados Unidos, será necesario, entre otras cuestiones, que se levante el bloqueo económico, comercial y fi­nanciero impuesto a la Isla, expresó Jo­sefina Vidal en entrevista con el sitio del pueblo cubano contra el bloqueo, Cubavs­Blo­queo.

La Directora General para Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) de Cuba, Josefina Vidal, reconoció que todavía hay muchos temas pendientes cuya solución tomará tiempo, ya que requerirá que se eliminen legislaciones, políticas y prácticas, heredadas del periodo de hostilidad y abierta confrontación que caracterizó la proyección de EE.UU. hacia Cuba por más de cinco décadas.

En ese sentido reconoció que, además de eliminar el bloqueo, Estados Unidos debe de­volver a la soberanía cubana el territorio ilegalmente ocupado en la Base Naval en Guan­tánamo; modificar el trato migratorio preferencial que Washington concede a los ciudadanos cubanos, expresado en la política de pies secos-pies mojados, la Ley de Ajuste Cubano y el Programa de Parole para Pro­fesionales Médicos Cubanos.

También demandó el fin de las transmisiones radiales y televisivas ilegales y de los intentos de usar las tecnologías de la información y las comunicaciones con objetivos políticos contra Cuba y la eliminación de los programas subversivos dirigidos a promover cambios en nuestro ordenamiento interno, que solo a los cubanos nos compete decidir.

Sobre el rol de ambas partes para acelerar el desmantelamiento de esta política, Vidal reafirmó que en Cuba no hay medidas discriminatorias hacia las empresas estadounidenses, las cuales pueden participar en las oportunidades de negocios que ofrece el país, en igualdad de condiciones con las de otras procedencias y que los pasos dados por EE.UU., aunque positivos, son aún insuficientes.

Cuba ha estado aprovechando los espacios limitados que se han creado, sostuvo, como resultado de la adopción por el gobierno del presidente Barack Obama, de un grupo de medidas para modificar la aplicación de al­gunos aspectos del bloqueo.

Las leyes del bloqueo y decenas de restricciones derivadas de esta política permanecen en vigor y entorpecen, incluso, la implementación de las medidas ya aprobadas, dijo.

La diplomática cubana aseguró que el presidente Obama puede hacer todavía un uso más extensivo de sus prerrogativas ejecutivas para modificar otras regulaciones del bloqueo y hacer de esa manera una importante contribución a su desmantelamiento.

Para sepultar definitivamente esta política y avanzar hacia la normalización de las relaciones económico-comerciales, señaló Vidal, será necesario que el Congreso vote a favor del levantamiento del bloqueo.

En ese sentido agregó que para poder tener vínculos económicos realmente normales, deberán darse otros pasos por EE.UU., como son el otorgamiento a Cuba de un trato preferencial en el comercio, como el estatus de nación más favorecida, y la revisión de las leyes que establecen altas tarifas para la entrada de productos cubanos en el mercado estadounidense.

La Directora General para Estados Unidos de la Cancillería apuntó que antes de abandonar la Casa Blanca, Obama pudiera adoptar nuevas medidas, en uso de sus facultades ejecutivas, para modificar otros aspectos del bloqueo.

Por ejemplo, añadió, podría autorizar más exportaciones de EE.UU. y las importaciones de productos cubanos en ese país, permitir inversiones estadounidenses en la Mayor de las Antillas y dar pasos para normalizar las relaciones financieras entre ambos países, como la autorización de la apertura de cuentas corresponsales de bancos cubanos en entidades financieras de EE.UU.

También pudiera ponerle fin a la política migratoria preferencial hacia los ciudadanos cubanos y realizar acciones efectivas para eliminar los programas subversivos contra Cuba, sentenció.

Sobre las inminentes elecciones presidenciales en EE.UU., Vidal expuso que independientemente de lo que ocurra el próximo 8 de noviembre, Cuba continuará con sus planes, con el apoyo de la inmensa mayoría de su pueblo y de otras naciones del mundo, que rechazan las medidas unilaterales y coer­citivas como el bloqueo, y reconocen el prestigio ganado por nuestro país, como resultado de su resistencia, dignidad y contribución a la paz, la estabilidad y el desarrollo de muchas naciones.

Después de Obama, esperamos que quienquiera que ocupe la Casa Blanca, adopte una política que refleje el consenso de la opinión pública estadounidense, incluida la emigración cubana en ese país, que favorece por amplio margen la mejoría de las relaciones con Cuba, opinó.

Interrogada sobre el uso de la red social Twitter, dijo que en estos tiempos la comunicación es cada vez más importante para cualquier tipo de actividad, incluyendo la esfera de la política exterior, en la que es esencial trasladar a los más amplios públicos posibles la posición de Cuba.

Hoy en día nadie puede desconocer la importancia de estar presentes en las redes sociales, a través de las cuales cada vez más personas se informan, adicionó.

El Minrex se ha estado incorporando de manera creciente en estos espacios, de ahí que, «al igual que otros funcionarios y diplomáticos cubanos, yo también haya comprendido la utilidad de usar esta plataforma, co­mo vía efectiva para contribuir a llevar los mensajes y la verdad de Cuba al público cubano, estadounidense y de otros países, en particular en lo que respecta a las relaciones con EE.UU., incluyendo el bloqueo y sus efectos dañinos».

Granma