El presidente Evo Morales inauguró hoy la Reunión de Alto Nivel sobre Transporte Sostenible de Países en Desarrollo sin Litoral y afirmó a los representantes de al menos 32 países del mundo, presentes en ese evento, que el acceso al mar es un derecho universal.

El Jefe de Estado consideró que en este siglo “no debería existir un sólo país en el planeta que no tenga un acceso soberano al mar” y cuestionó que el mar, patrimonio de la humanidad, “esté restringido para más de 500 millones de personas”.

“Nuestras deliberaciones deben partir desde la noción de que el mar es libre y universal y que no pertenece a nadie en particular. Los océanos son un patrimonio común de la humanidad, es decir los mares y los océanos son de y para los pueblos”, afirmó.

El Presidente aclaró que el problema de los países sin litoral y en desarrollo no se refiere a las distancias, sino a las barreras artificiales creadas por políticas discriminatorias y de exclusión implementadas por los países de tránsito.

Además, dijo que ese grupo, en el que está incluida Bolivia, que fue privada de sus puertos por una invasión chilena en 1879, se enfrenta a la “voracidad de las empresas privadas que han convertido nuestra penosa situación de mediterraneidad en un lujoso y lucrativo negocio”.

El Mandatario pidió a los representantes de los Países sin Litoral discutir hasta el viernes importantes temas vinculados a los obstáculos que atraviesan para su acceso al mar por falta de infraestructura

Además, de construir un amplio sistema metodológico para evaluar y monitorear los avances y sucesos en el sistema de transporte.

“Los países de tránsito deben garantizar una transito libre e irrestricto y eficiente a través de sus territorios para los países en desarrollo y sin litoral permitiendo a estos el goce a una acceso directo y libre a alta mar”, recordó

Hasta el viernes, representantes de al menos 450 millones de habitantes de 15 países de África, dos de Europa, otros tantos de América Latina y cinco ex integrantes de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que gravitan en el comercio mundial con un magro 1,2 por ciento , debatirán sobre su comercio y transporte.

Esa reunión precederá a una cumbre mundial sobre transporte que se realizará en Turkmenistán el próximo mes y el gabinete binacional Bolivia-Perú, que abordará la construcción de un tren bioceánico entre Brasil, Bolivia y Perú, en que se ha interesado China con millonarias inversiones, y Alemania ofrece de 10.000 millones de dólares.

Opinión


Grupo de Países sin Litoral se reúne en Bolivia para llevar propuestas a la ONU

Este jueves se inicia la plenaria del Grupo de Países en Desarrollo sin Litoral (PDSL), que se reúnen en Santa Cruz, Bolivia, para debatir acerca del efecto económico y la limitación del desarrollo ocasionados por el obligatorio tránsito del comercio a través de otros países para llegar a los puertos.

En esta ocasión el grupo se enfoca en generar conclusiones que serán presentadas en la Conferencia Mundial del Transporte Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en noviembre.

El PDSL está integrado por 31 naciones: 15 africanas, cuatro de Europa occidental, 10 asiáticas y dos latinoamericanas (Bolivia y Paraguay), que tienen en total 450 millones de habitantes, aproximadamente.

El eje central de la reunión, que se desarrolla este 14 y 15 de octubre, gira en torno a delinear los factores de la situación general de los países sin litoral, para diseñar un plan que permita a estas naciones un acceso marítimo en igualdad de condiciones con el resto de países en el mundo, explicó el ministro boliviano de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Milton Claros, reseñado por la agencia Prensa Latina.

En este sentido el ministro indicó que el Estado boliviano defenderá el acceso al mar como un derecho legítimo de las naciones de hacer uso de un bien común de la humanidad.

Bolivia nació como República independiente con una costa de 400 kilómetros, aproximadamente, hasta la denominada Guerra del Pacífico, en 1879, cuando Chile invadió el país y lo despojó de todo el litoral más 120 mil kilómetros cuadrados de territorios ricos en minerales.

En 1904, Chile y Bolivia firmaron el Tratado de Paz y Amistad, que garantizaba a Bolivia una salida soberana al mar, lo cual nunca se cumplió. Por eso la administración del presidente Morales ha hecho énfasis en la necesidad de renegociar el referido pacto.

Ante la negativa del Estado chileno, el Gobierno de Bolivia acudió a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, ubicada en Países Bajos, para buscar solución a este diferendo.

Este año, la Corte Internacional de Justicia dictó un falló en contra de la petición del Gobierno chileno que reclamaba el territorio en disputa y se declaró en competencia para atender la demanda de Bolivia.

AVN