El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, denunció el domingo una alarmante violación de los derechos humanos de transportistas bolivianos que cruzan territorio chileno para llegar a los puertos del Pacífico y pidió a observadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) verificar esos abusos.

“Que ellos vengan, que vean”, solicitó en una entrevista con el canal estatal. “Nosotros hemos pedido una comisión que venga de las Naciones Unidas del Consejo de Derechos Humanos (…), porque siempre Chile niega, falta a la verdad”.

Un nuevo paro de trabajadores del sector público de Chile afecta el libre tránsito y comercio exterior boliviano.

Los medios difunden dramáticas imágenes de transportistas bolivianos varados en la frontera con Chile que improvisaron cocinas y ollas comunes para subsistir en la carretera, donde duermen desde hace varios días soportando temperaturas bajo cero.

El Viceministerio de Defensa Civil prepara ayuda humanitaria para entregarla a conductores de unos 2 mil camiones que se quedaron sin alimentos ni agua potable, mientras se evalúa la instalación de carpas.

“Ellos deberían garantizar el libre tránsito en todo tiempo y circunstancia (…). Si nosotros revisamos con detalle vamos a ver que Chile todos los días incumple el Tratado de 1904, no hay libre tránsito”, agregó Choquehuanca.

El Tratado de 1904, firmado tras la invasión chilena y posterior guerra de 1879 que terminó por cercenar a Bolivia su cualidad marítima, garantiza el libre tránsito al comercio de exportación e importación.

La Cancillería de Chile calificó en las últimas horas de “totalmente infundada” la afirmación del Gobierno de Bolivia sobre una supuesta interrupción del flujo de camiones por los pasos fronterizos.

“Declaraciones que no tienen relación con la verdad (…), no tienen nada que ver con la realidad”, insistió Choquehuanca.

Por el contrario, reveló que la denuncia de “prácticas racistas y discriminatorias” que el Gobierno boliviano realizó ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU llegó a oídos de los representantes de la Organización Internacional del Trabajo.

Estamos “estudiando cuáles son los caminos que nos van a permitir a los bolivianos ejercer nuestros derechos y poner alto a esos permanentes abusos, arbitrariedades, hasta violación de derechos humanos en los puertos de Arica y Antofagasta”, concluyó el jefe de la diplomacia boliviana.

ABI


Chile: La Moneda niega acusación del gobierno de Bolivia sobre trabas a camiones en la frontera

El Gobierno de Chile calificó este sábado de “infundada” la acusación lanzada por Bolivia sobre la supuesta interrupción del paso de camiones bolivianos en un límite fronterizo por una paro nacional de trabajadores públicos chilenos que comenzó el miércoles.

La administración de Evo Morales expresó su molestia por los presuntos problemas que habrían tenido decenas de camiones en el paso fronterizo ‘Chungará’, donde trabajadores chilenos de aduanas y de control sanitario se plegaron a una huelga en rechazo al incremento al salario básico para el próximo año propuesto por el gobierno.

“Chile expresa que es totalmente infundada la afirmación del Gobierno de Bolivia sobre una supuesta interrupción del flujo de camiones por los pasos fronterizos”, indicó un comunicado de la Cancillería chilena.

La nota afirma que los trabajadores realizaron turnos especiales “para hacer frente a la convocatoria a paro y para mantener la circulación del transporte terrestre de carga por los pasos fronterizos”.

Bolivia ha manifestado en anteriores ocasiones supuestos problemas que tuvieron camioneros en el complejo fronterizo chileno y que perjudicaron la circulación de sus transportes hacia el puerto de Arica, donde se comercia el 80% de la carga boliviana.

“No se entienden las reiteradas quejas bolivianas sobre el libre tránsito hacia Arica, puesto que el comercio boliviano privilegia el uso del puerto de Arica”, agregó la nota diplomática chilena.

La cancillería chilena afirmó que Bolivia “entorpece” la fluidez en la circulación de camiones en su territorio ya que no ha permitido el uso de su complejo fronterizo Tambo Quemado para el control binacional vehicular, pese a que esto fue acordado en un convenio de control integrado de fronteras suscrito por ambos países.

Chile atribuye las acusaciones de Bolivia a su deseo de “crear un conflicto” que favorezca su aspiración de obtener una salida al mar que perdió en una guerra que libraron ambos países a fines del siglo XIX.

Bolivia presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para obligar a Chile a negociar una salida soberana al mar en su favor. Por su parte, el gobierno de Santiago se querelló ante el mismo tribunal por las aguas del río Silala.

La falta de una solución a la demanda marítima mantiene las relaciones rotas entre ambos países desde 1978.

Biobio