El presidente de Ecuador, Rafael Correa, destacó ayer la significación de la cumbre de Naciones Unidas Hábitat III a la salida de su sede principal, en la Casa de la Cultura de esta capital.

Correa adelantó a la prensa local y extranjera que la Declaración Final de la Conferencia sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible Hábitat III será muy potente y tomará muy en cuenta los problemas del Sur.

Hay que empoderar a los municipios, son los responsables directos del ordenamiento territorial, del control del uso del suelo y ello forma parte de los grandes desafíos para América Latina y dentro de ella para Ecuador, apuntó el mandatario.

El también presidente de Hábitat III reiteró su denuncia en torno al nivel de pobreza y exclusión en la región y llamó a una mayor responsabilidad política de los gobiernos frente a tales flagelos.

Se trata de responsabilidad política, de justicia y de un cambio cultural, remarcó el jefe de Estado de Ecuador.

Al intervenir la víspera en la sesión inaugural de Hábitat III, Correa se refirió al crecimiento de la urbanización en la región como consecuencia del abandono del campo y la concentración de recursos en las ciudades.

En 1955 el 45 por ciento de la población latinoamericana vivía en la ciudad y hoy lo hace el 81 por ciento, graficó.

La Conferencia Hábitat III sesionará hasta el próximo jueves con la participación de funcionarios y delegaciones de los 193 países miembros de Naciones Unidas.

La Nueva Agenda Urbana que resulte definirá el modo en que serán planificadas, financiadas, desarrolladas y administradas las ciudades del mundo en los próximos 20 años.

Ecuador Inmediato