La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton afirmó que la Junta de Supervisión Fiscal que ha asumido el control de las finanzas públicas de Puerto Rico debe poner por encima de los fondos de cobertura de riesgo (hedge funds) “los intereses del pueblo” puertorriqueño.

Clinton, además, exhortó a los miembros de esa nueva autoridad federal que funciona por encima del gobierno electo de Puerto Rico a rechazar medidas de austeridad.

“Los funcionarios federales deben respetar el gobierno propio de Puerto Rico mientras las leyes sean implementadas y mientras el presupuesto y la deuda de Puerto Rico sean reestructurados. Necesitamos una estrategia de recuperación que promueva el crecimiento, no más austeridad. Trabajando juntos podemos proteger el sistema de salud, las pensiones, los salarios y el bienestar de los puertorriqueños”, indicó Clinton, en un artículo de opinión en el semanario La Prensa de Orlando.

A un mes de las elecciones, Clinton afirmó que el próximo presidente de EE.UU. debe tener “una visión específica y realista para poner a Puerto Rico en un camino de estabilidad y prosperidad”.

Una encuesta de Latino Decisiones, divulgada ayer, indica que el 74% de los electores puertorriqueños de Florida está inclinado a favorecer a Clinton el 8 de noviembre por encima del republicano Donald Trump.

“Necesitamos una estrategia de recuperación que promueva el crecimiento, no más austeridad. Trabajando juntos podemos proteger el sistema de salud, las pensiones, los salarios y el bienestar de los puertorriqueños”, agregó la exsecretaria de Estado.

La candidata presidencial demócrata reiteró además que el gobierno federal ha tenido también su cuota de responsabilidad en la crisis económica de Puerto Rico, debido al trato incoherente que recibe. “Me he comprometido a garantizar que los puertorriqueños sean tratados con igualdad”, señaló.

“El plan Clinton-Kaine incentivará a las empresas para crear empleos en Puerto Rico. Nos hemos comprometido a la mayor inversión de infraestructura en generaciones, que pondrá a muchas personas a trabajar en términos de mejoras de carreteras y puentes a lo largo y ancho de las islas. Nos aseguraremos que los puertorriqueños sean tratados con igualdad en Medicare, Medicaid y otros programas que benefician a las familias. Y haremos que programas como el Crédito Contributivo por Niños (Child Tax Credit) y el Crédito Contributivo por Ingresos Devengados (Earned Income Tax Credit) estén disponibles a todos los trabajadores de bajos ingresos, los ancianos y los discapacitados”, agregó.

Clinton insistió además en que hará “todo lo posible” por resolver el status político de Puerto Rico. Como ha indicado en el pasado, sostuvo que la decisión debe estar en manos de los puertorriqueños de la Isla, pero que apoyará cualquier proceso que sea “justo y consistente con la Constitución y las leyes de los Estados Unidos”.

“Apoyaré cualquier proceso que cumpla con estos requisitos, tal como una votación estadidad sí o no. Es tiempo de cerrar este asunto”, sostuvo, al reiterar su propuesta a favor de una enmienda a la Constitución federal para que “todos los ciudadanos estadounidenses” puedan votar por el presidente de EE.UU. no importa donde vivan.

Aunque tuvo objeciones al poder de la junta sobre el gobierno electo de Puerto Rico, Clinton respaldó la ley PROMESA que estableció esa nueva autoridad fiscal.

El Nuevo Día