El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) demandó en una marcha el inmediato esclarecimiento del asesinato de dirigentes populares, como el de Berta Cáceres, el 3 de marzo anterior y el del líder campesino José Angel Flores, ocurrido la semana pasada.

Cáceres era dirigente del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y Flores, presidente del Movimiento Unificado de Campesinos del Aguán (MUCA).

Los manifestantes, que gritaban “justicia, justicia”, marcharon ayer por varias calles capitalinas rumbo a cercanías de Casa Presidencial, donde efectuaron un plantón para exigir la expedita investigación de ambos crímenes.

Los miembros del FNRP también rechazaron la privatización de la salud y educación y exigieron mayor seguridad y el libre tránsito por el territorio nacional.

Gilberto Ríos, miembro de la Coordinación Nacional del FNRP, deploró, sin embargo, la “desmotivación de parte del pueblo para salir a movilizarse”.

“En general, tenemos una preocupación porque hay un síntoma de desmovilización del pueblo, se ha priorizado el tema de la agenda electoral en partidos de oposición, que es importante, pero las movilizaciones también son importantes”, dijo.

No podemos permitir más atropellos de parte del gobierno como el alto costo de la energía eléctrica y la privatización de las carreteras, indicó.
“Eso tiene que llamar a la población a la conciencia de protestar en las calles porque esto no puede seguirse dando”, señaló Ríos.

La indiferencia y falta de conciencia de la población se deben a la falta de formación política; culpar a la población de las desmovilizaciones es un error, nosotros como dirigentes asumimos esa responsabilidad porque no estamos sabiendo transmitir el mensaje, reconoció.

La lucha en las calles es de toda la población, dijo, porque “los segmentos políticos no pueden adueñarse de ninguna protesta”.
Indicó que nosotros no disputamos la vanguardia de las convocatorias, eso es un error, todos los sectores debemos estar preocupados por lo que pasa en el país.

“No hacemos movilizaciones para hacer propaganda de ningún individuo, hacemos convocatorias para promover ideas, todos somos proclives a ser convocantes, las protestas son del pueblo”, reiteró el dirigente.

El Libertador