Los familiares de la ambientalista Berta Cáceres, asesinada el 3 de marzo pasado, exigen a la justicia hondureña que se abra un proceso de investigación contra la magistrada María Luisa Ramos, a raíz del robo del expediente que la togada sacó de las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Según una de las hijas de la defensora de los recursos naturales, Olivia Cáceres, el extravío del expediente “es un nuevo golpe para nosotros” y considera que el hecho es una evidencia del alto grado de impunidad e inseguridad jurídica que hay en Honduras.

Afirma que el sistema de justicia del país tiene poca credibilidad, por lo que exigió abrir una nueva línea de investigación bajo el eje de la sustracción del expediente de su madre y debe ejecutarla una comisión internacional.

La familia de la reconocida ambientalista, Berta Cáceres, asesinada el 3 de marzo pasado en su casa de habitación, occidente del país, ha pedido de manera insistente al gobierno de Honduras que preside Juan Hernández que permita que la investigación del crimen la realice la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero hasta ahora su exigencia ha sido tratada con indiferencia.

Oliva Cáceres argumentó que los testigos de la muerte de su madre, ahora corren grave peligro y advirtió que la justicia del país no se ha centrado en ese tema.

Esta es la segunda ocasión que el expediente de la ambientalista es robado, ya que la primera ocasión, fue sacado de las oficinas de los apoderados legales de la familia.

El expediente fue sustraído del automóvil en el que se conducía la magistrada, quien saco el documento para estudiarlo y emitir una sentencia, sin embargo fue interceptada por desconocidos que le robaron el vehículo.

El Libertador