La lucha por la defensa del medio ambiente no da tregua en Honduras. Una muestra de ello fue la movilización que se realizó en los últimos días con la participación de al menos 600 personas que hicieron incidencia sobre temas relacionados al extrativismo.

Según ecologistas hondureños, casi el 4% del territorio nacional concedido a las mineras, más los “ilegales” proyectos hidroeléctricos, Ciudades Modelos, Ley Monsanto, (transgénicos y monocultivos), fueron aprobados en el Parlamento sin consultar a los pobladores.

Las personas que participaron en la movilización representaron a varias regiones del país afectadas por la minería, hidroeléctricas y otras industrias extractivas, y recorrieron desde el Estadio Nacional hasta el centro de la ciudad, específicamente a las afueras del Congreso Nacional en donde expusieron sus reclamos y demandas ante diputados y diputadas de las diferentes bancadas.

Los defensores fustigaron las decisiones de los diputados actuales y anteriores por legislar en contra de la naturaleza y favorecer a las transnacionales. También demandaron el cese de la persecución, hostigamiento y asesinato de líderes ambientalistas.

Hicieron uso de la palabra hombres y mujeres de tierra adentro que viven en carne propia la dura situación, producto de la presión del gobierno y las empresas extractoras de los ecosistemas.

La protesta fue ignorada por el Poder Legislativo a excepción de algunos diputados de los opositores partidos Libre y PAC que decidieron dejar sus butacas y escuchar los reclamos.

Los parlamentarios se comprometieron a mocionar en el seno del hemiciclo a fin de derogar ciertos decretos lesivos a los pueblos indígenas y etnias, ya que se irrespetó el artículo 169 de la OIT, que establece que son las propias comunidades quienes deben decidir sobre estos proyectos.

La concurrida actividad fue una acción promovida por el Centro Hondureño para la Promoción del Desarrollo Comunitario (CEHPRODEC) a través de la Coalición Nacional de Redes de ONG Ambientales (CONROA).

Criterio