Jorge Sharp: Punta de lanza de una fuerza en camino

En un movimiento espontáneo impulsado por cantos, gritos y aplausos, guiado por cientos de banderas y compartido por múltiples rostros emocionados, el millar de personas agrupadas en las afueras del comando de Jorge Sharp inició su marcha por Avenida Pedro Montt, una de las principales arterias de la ciudad puerto. Fue el primer acto de celebración luego del histórico triunfo alcanzado por la candidatura independiente que logró un 54%, tras más de 30 años gobernados por el duopolio político de la transición.

De 31 años, abogado y ex dirigente estudiantil de la Universidad Católica de Valparaíso, Jorge Sharp tomó la palabra para marcar el fin de un ciclo y el inicio de una nueva etapa: “se acaba el duopolio, se acaba la corrupción, se acaba la injusticia, se acaban las malas prácticas. Irrumpe hoy desde Valparaíso una nueva fuerza política y social de ciudadanos honestos que, con independencia de los partidos tradicionales, nos hemos atrevido a recuperar la dignidad”.

El camino hacia esa irrupción no ha sido breve ni fácil. La señal de consolidación más significativa la dieron diferentes organizaciones sociales y territoriales en agosto del año pasado cuando, movidos por las problemáticas y necesidades del territorio, se reunieron por primera vez en la histórica iglesia La Matriz, espacio que proyectó importantes lazos que se coronaron con la victoria municipal.

“No estamos aquí por azar, sino que por una construcción de fuerzas políticas de más de diez años, no sólo el Movimiento Autonomista al que pertenezco, sino que muchas voluntades vinculadas al movimiento estudiantil, luchas ciudadanas, medioambientales y comunitarias, que hoy tenemos la oportunidad de que la gente gobierne en Valparaíso”, sostuvo Sharp en sus primeras impresiones.

Una de las cualidades fundamentales que desde el comando de Sharp destacan en una primera lectura de los resultados, es la capacidad que tuvo la candidatura para incorporar programas desarrollados desde las organizaciones sociales a la propuesta oficial de gobierno, como el programa participativo, construido en asambleas ciudadanas durante los últimos meses.

El dirigente social de Laguna Verde, Víctor Chávez, lo destaca en consecuencia con el trabajo realizado: “las redes clientelares que existen en Valparaíso no tienen precedentes, por eso es tan importante esta noticia. El programa que tenemos como organización social fue tomado por completo por Jorge Sharp, lo que significa que estamos al servicio para trabajar en las grandes preocupaciones que tenemos, como la falta de red de agua potable y alcantarillado”.

La columna encaminada hacia Plaza Victoria sumó personas a medida que pasaba las cuadras. Al centro cívico llegaron más de dos mil porteños a festejar con los puños en alto, adultos mayores, trabajadoras, pobladores y jóvenes con banderas militantes ondeando entre la fiesta. Y es que la contienda se dio en un contexto en el que diversas fuerzas políticas y sociales a nivel nacional impulsaron ejercicios electorales, proceso que fue catalogado por el periódico británico The Guardian como una “revolución silenciosa” que se centró en otorgar protagonismo a la ciudadanía, “en contra los políticos tradicionales”.

Una posibilidad real

Con el 10% de las mesas escrutadas, la ilusión en el comando se transformó en posibilidad real de triunfo tras ir doblando en votos al segundo lugar del ese minuto: DJ Méndez. La misma sensación venía del plan y los cerros en el relato de los apoderados de mesa que llegaban con datos al comando central.

“El comando sí creía que había esperanzas, pero no con este nivel de golpe que se dio. Esto es porque la ciudadanía hizo una pega de hormiga, por eso le llamaron revolución silenciosa, nadie lo imaginó. Todo fue súper autogestionado, el puerta a puerta y los volanteos fueron los principales mecanismos, y eso no era visible hasta ahora”, explica una apoderada de Sharp que se desempeñó en Playa Ancha.

“Esto se levantó desde la solidaridad y el trabajo autoconvocado, así fuimos capaces de generar un despliegue importante en distintos locales de votación llegando a primera hora. Los apoderados de otras listas fueron apareciendo recién a las 10 o cerca del mediodía”, agrega. Quizás otro síntoma de desafección con las alternativas del oficialismo y la derecha.

Un miembro cercano del comando de Sharp asegura que después de las primarias todo cambió, el apoyo y respaldo contundente por parte de organizaciones sociales de Valparaíso fue la clave de la victoria, un punto que no se replicó en otras apuestas a lo largo del país: un pacto ciudadano comprometido con la disputa electoral. Ahora la experiencia del puerto será mirada como ejemplo por fuerzas emergentes y movimientos sociales.

“El objetivo ahora es levantar el gobierno local, mejorar radicalmente su gestión e incorporar en su quehacer la participación directa de las ciudadanas y ciudadanos en el diseño de soluciones y toma de decisiones”, señalaron desde el comando. Y es que son diversas las problemáticas que se deben enfrentar desde el municipio: proyectos inmobiliarios de altura que amenazan barrios históricos, la construcción del mall Barón y el Terminal 2 en el borde costero, megaproyectos en Laguna Verde, entre otros a nivel de infraestructura y organización urbana.

Además, en el corazón de los desafíos se encuentra la profunda desigualdad que afecta a la ciudad, los altos índices de desempleo y precariedad en los servicios públicos: “nuestro desafío es vencer la desigualdad. Hoy el progreso está reducido a muy pocas manos. Con un gobierno con protagonismo ciudadano es posible redistribuir ese progreso y construir un país donde todos podamos vivir dignamente”, declaró Sharp.

Escribir la historia

Visiblemente emocionado, rodeado de sus más cercanos en una plataforma de Plaza Victoria, el alcalde electo tomó el micrófono: “Alguien dice por ahí que el futuro tiene corazón antiguo. Lo que estamos haciendo ahora, lo hicieron otros antes, sentar las bases de una forma radicalmente distinta de vivir nuestra vida individual y colectiva”. Un fuerte “¡Sí se pudo, sí se pudo!” hizo eco en el plan porteño.

Varias historias se cruzaron en las palabras de Jorge Sharp. Varios recuerdos se hicieron más nítidos y palpables. “Desde que combatimos contra la dictadura de Pinochet que esperamos un triunfo así, para nosotros, nuestra historia y nuestras familias”, sostuvo un adulto mayor que marchó junto a los miles.

“Nos toca a nosotros, los jóvenes, darle este triunfo a nuestros viejos, porque podemos ser pobres pero somos felices, tenemos puro amor y alegría dentro y eso nunca nos lo van a poder quitar”, dice un joven emocionado en el centro cívico, rodeado de una multitud en fiesta.

Se trata de un triunfo que cruza las fronteras generacionales, y que hoy enfrenta la parte más difícil del camino: administrar la comuna. Mejorar la gestión es un espacio altamente burocratizado, combatir las redes de clientelismo enraizadas a lo largo de décadas y transparentar el real estado financiero de la municipalidad son algunos de los retos. “No sabemos con qué nos vamos a encontrar”, dice un miembro del comando.

“Vamos a realizar un trabajo serio, a la altura de las expectativas que tenemos”, apuntó Sharp, quien reside en el puerto desde 2003.

Punta de lanza contra el neoliberalismo

Los resultados electorales a nivel país estuvieron marcados por un índice de abstención inédito: alcanzó un 65%. Valparaíso no fue una excepción y la cifra alcanzó cerca del 64%.

“Es un problema que no se resuelve en una elección”, señaló Sharp. La mayoría de los ensayos electorales impulsados por las fuerzas emergentes no cumplieron sus expectativas. La falta de una estrategia conjunta y tiempo para su despliegue, producto de la inexperiencia, pasó la cuenta. Sin embargo, donde hubo alternativa política por fuera del duopolio, conectada mediante un programa abierto con organizaciones territoriales, se logró una fórmula victoriosa.

Los bailes y la música se tomaron Plaza Victoria durante largas horas. Jóvenes saltando de alegría, adultos mayores emocionados, familias enteras ocuparon el lugar. Es un avance muy relevante para el proceso de crecimiento que nuevas fuerzas vienen desarrollando hace meses, en un escenario nacional marcado por casos de corrupción en los partidos tradicionales y un rechazo rotundo a las autoridades actuales.

La labor, recalcó Sharp, “es representar a los olvidados, a los abandonados, a los que no les llegó la alegría, aquellos que por años estuvimos indignados por una clase política que no ha dado el ancho para distribuir progreso en nuestra patria. Hoy día, esos explotados estamos tomando el futuro de una ciudad en nuestras manos, de un país en nuestras manos. Que lo sepan los poderosos: hoy día llega la gente digna y decente a recuperar Valparaíso”.

Un proceso que se constituye como “una verdadera punta de lanza para un proceso nacional que hoy se está viviendo, quizás más silenciosamente otros lados, pero que tiene la firme convicción de convertirse en alternativa distinta a los partidos políticos tradicionales, uno donde el protagonismo lo tengan los intereses de la gente y no de los más poderosos”, concluyó el nuevo alcalde de Valparaíso.

El Desconcierto


Alcaldes electos de la Nueva Mayoría se reúnen con Bachelet en La Moneda

Un grupo de alcaldes electos de la Nueva Mayoría llegaron este lunes a La Moneda, cerca de las 15.15 horas, para reunirse con la Presidenta Michelle Bachelet.

La cita se da luego de conocer los resultados finales de las elecciones municipales, donde el bloque oficialista perdió en comunas emblemáticas como Ñuñoa, Providencia, Santiago y Maipú.

En la oportunidad 24 alcaldes fueron invitados a la reunión.

Según datos entregados por el Servicio Electoral (Servel) de 42.403 mesas escrutadas de un total de 42.436, correspondiente al 99,92%, la Nueva Mayoría obtuvo 141 alcaldes de 335 que inscribieron su candidatura.

El pacto Chile Vamos, en tanto, sumó 144 alcaldes de los 327 que presentaron en las presentes elecciones municipales.

T13