La Cámara de Diputados aprobó un proyecto de acuerdo en el que declaró a Augusto Pinochet como el gobernante “más violento y criminal” que haya tenido Chile en su historia.

La iniciativa fue aprobada con 69 votos a favor, 23 en contra y seis abstenciones.

El texto declara a Pinochet como el “gobernante más violento y criminal que haya tenido Chile en su historia” y destaca a Pinochet como “el dictador, artífice de un aparato terrorista de Estado y autor intelectual del premeditado y alevoso asesinato del ex canciller Orlando Letelier, en Washington, en 1976”, esto tras la desclasificación de documentos de la Agencia de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos.

Los archivos confirmaron que Pinochet ordenó el atentado, el 21 de septiembre de 1976 en Washington, en el que murió el exministro Orlando Letelier.

Además, coincide con el 28° aniversario del Plebiscito donde los chilenos dijeron “No” a la continuidad de Augusto Pinochet.

El proyecto de acuerdo también califica como “una vergüenza nacional” al ex presidente de la Corte Suprema Israel Bórquez y a “todos los ministros del más alto tribunal de la época que le secundaron para impedir la extradición de Manuel Contreras a Estados Unidos”, quien fue ex general del Ejército de Chile y director de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), a propósito del crimen del ex canciller del Gobierno de Salvador Allende, Orlando Letelier, en Washington.

Contreras, quien murió el 7 de agosto del 2015, estaba condenado a más de 400 de cárcel por innumerables violaciones a los derechos humanos que nunca reconoció.

El proyecto de resolución, que no es vinculante sino solo una declaración política, solicita al Ministerio de Defensa que no se exhiban imágenes de Augusto Pinochet ni se realicen homenajes en las Fuerzas Armadas. Lo mismo se pide al Poder Judicial para el caso de Bóquez.

“En algo se avanza contra la impunidad”

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, afirmó a la Agencia EFE que “es muy importante lo que han hecho los parlamentarios chilenos de condenar lo que fue el genocidio y el terrorismo de Estado y dejar de poner estas ‘medias tintas’ que hablaban de responsabilidades compartidas”.

“En algo se avanza en contra de la impunidad en un país que podemos decir que todavía vive en una democracia aplastada por la herencia cívico-militar”, agregó.

“Más importante aún es la calificación de vergüenza nacional” al “ex presidente de la Corte Suprema Israel Bórquez y a todos los ministros de la época”, enfatizó.

Cooperativa

Resolución: