Desde que las fuerzas de paz de las Naciones Unidas introdujeron una devastadora epidemia de cólera en Haití en 2010, el Secretario General Ban Ki-moon, ha insistido en que el organismo mundial es inmune a demandas legales. En los últimos meses, se ha reconocido una “responsabilidad moral” por la epidemia, pero aún no ha dicho “lo siento”.

Ahora, con apenas dos meses que quedan de su mandato, la administración del Sr. Ban está intentando compensar, por primera vez, a los que han sufrido, con un plan para hacerles pagos en efectivo a ellos o a sus comunidades, como parte de un paquete propuesto, de respuesta al cólera, de US$ 400 millones. Además quiere hacer valer una promesa incumplida para erradicar el cólera de Haití, ya que la enfermedad sigue cobrando vidas.

Pero las Naciones Unidas no tiene el dinero que necesita para el paquete propuesto, y se enfrenta a las críticas de que todavía se está evitando la culpabilidad legal por una de las peores calamidades a acontecer en Haití, el país más pobre del hemisferio occidental.

Alrededor de 9.500 haitianos han muerto de cólera – algunos investigadores dicen que la cifra podría ser mucho mayor – y cientos de miles se han enfermado. La enfermedad ha aumentado tras el paso del huracán Matthew.

El paquete propuesto sigue al primer reconocimiento por las Naciones Unidas, en agosto, de que desempeñara un papel importante en el brote inicial de la enfermedad, en octubre de 2010.

El reconocimiento fue hecho después que un informe lapidario de un asesor independiente de derechos humanos de las Naciones Unidas, Philip Alston, denunciando lo que llamó años de silencio y negación de parte de la organización, se filtró y fue publicado en The New York Times. La admisión también llegó justo antes que un Tribunal federal de apelaciones en Nueva York confirmara la inmunidad de las Naciones Unidas en virtud de un tratado diplomático de larga data.

Los detalles básicos del paquete propuesto aún están en discusión. Se requiere de las Naciones Unidas un delicado equilibrio diplomático – balanceando las consideraciones de los donantes que pagarán por ella, con las de las víctimas que han estado exigiendo justicia.

El lanzamiento oficial del paquete, que se espera en las próximas semanas, está diseñado en parte para reparar el daño que el cólera ha causado a la reputación de las Naciones Unidas, que presiona regularmente a gobiernos de todo el mundo para que rindan cuentas, y para ayudar al legado del Sr. Ban en particular.

“Queremos hacer esto porque creemos que es lo que hay que hacer por el pueblo de Haití, pero, hablando francamente, es lo que hay que hacer por las Naciones Unidas,” dijo Jan Eliasson, el secretario general adjunto de las Naciones Unidas, en un entrevista telefónica..

Si el paquete propuesto satisfará a las víctimashaitianas y sus familias que han intentado, sin éxito, demandar a las Naciones Unidas en los Estados Unidos, no está claro todavía. Los abogados de las víctimas aún no han decidido si seguir más apelaciones, incluyendo a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Un hombre de la localidad bañando a sus hijas en el río que corre por el pueblo de Rendel, y que se cree está contaminado y diseminando el cólera. Crédito Meridith Kohut para The New York Times
Unos US$ 200 millones del paquete están destinados por lo que los funcionarios de las Naciones Unidas llaman “asistencia material” a las familias y comunidades más afectadas. (Los otros US$ 200 millones serían para ayudar a pagar por la erradicación del cólera y saneamiento mejorado.) Los funcionarios evitan el término “compensación” en parte por el miedo entre los donantes que podría sentar un precedente.

Funcionarios diplomáticos de los Estados Unidos, el mayor proveedor de fondos de las Naciones Unidas, no han dicho nada en público sobre la parte de “asistencia material” del paquete, ni si el gobierno estadounidense ayudaría a pagar.

Tampoco está claro si el Sr. Ban emitirá una disculpa – yendo más allá de su expresión de “profundo pesar” por el brote de cólera. Eso también viene con preocupaciones asociadas: será que decir lo siento expondría las Naciones Unidas a futuras demandas legales?

Se espera que el plan será objeto de examen el martes, cuando el Sr. Alston, profesor de derecho de la Universidad de Nueva York, que sirve como uno de los muchos expertos independientes de las Naciones Unidas sobre cuestiones de derechos humanos, habla ante un comité de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El Sr. Alston ya ha criticado el paquete, diciendo que los pagos de una sola vez no deja que las víctimas tengan su día en corte.

“Va a ser una parodia de justicia si, después de haber movido tanto en tan poco tiempo, las Naciones Unidas se encuentran a último momento incapaz de aceptar el principio de la rendición de cuentas, siendo que la evitación del mismo es lo que ha motivado a los largos años de negación total, y si de manera similar no pueda abrazar el principio del respeto de los derechos de las víctimas a una reparación en lugar de pagos de caridad “, le escribió al Sr. Eliasson, el 5 de octubre.

Realizar pagos sin abordar la responsabilidad legal de la entidad, dijo el Sr. Alston, sólo perpetuaría el “velo de silencio” que ha rodeado a la política de las Naciones Unidas sobre el tema.

Sr. Eliasson, por su parte, diplomáticamente no estuvo de acuerdo, diciendo en una carta respondiendo al Sr. Alston que era incorrecto “ver nuestro enfoque como un acto de caridad.”

Reforzó esa opinión en una entrevista telefónica, diciendo que era importante para las Naciones Unidas afirmar “una posición jurídica fuerte con compasión y solidaridad”.

“¿Qué podemos hacer para poner las cosas tan bien como sea posible para el pueblo haitiano y para las Naciones Unidas?”, dijo. “Le digo que mucha gente se han sentido incómodas por esto dese hace un largo tiempo.”

Documento: Cartas sobre la respuesta de la ONU al cólera en Haití
Abogados del gobierno de EE.UU. representaron las Naciones Unidas en el caso ante el tribunl federal afirmando su inmunidad legal, y los jueces han citado la interpretación de la administración Obama de la Convención sobre la inmunidad diplomática como una gran influencia en sus decisiones.

Un portavoz del Departamento de Estado, Drew Bailey, dijo que el departamento “no tiene comentario sobre este tema debido al litigio en curso.”

Después de la decisión de la corte de apelaciones, 158 miembros del Congreso escribieron a la administración (gobierno de EE.UU.) para pedirle que presione a las Naciones Unidas a “proporcionar a las víctimas del cólera acceso a un recurso eficaz.”

La carta no definió con precisión cuál debe ser ese remedio, pero dijo que la falta de acción podría ser percibida como un compromiso estadounidense limitado, con una “ONU responsable y creíble”.

El cólera, una enfermedad infecciosa y potencialmente fatal que se propaga a través del agua contaminada, nunca había estado presente en Haití hasta que fuerzas de paz de las Naciones Unidas, consignadas por Nepal, donde el cólera es común, dispusieron desechos infectados en un río. La enfermedad se propagó con ferocidad en una nación todavía traumatizada por un terremoto devastador que ya había causado estragos en los sistemas de agua y saneamiento.

“El cólera ahora es endémico en Haití”, dijo Louise Ivers, la asesora principal para políticas de salud de Partners in Health, un grupo de ayuda médica que ha trabajado en Haití desde hace años. “Si hubiera habido una afluencia masiva de recursos en el primer año, los dos primeros años, los tres primeros años, sin duda habría sido mucho más fácil de tratar.”

Hubo una amplia expectativa de que el Sr. Ban haría una declaración acerca de la responsabilidad de las Naciones Unidas para la crisis del cólera en su reciente viaje a Haití tras el paso del huracán Matthew. En su lugar, habló en términos más generales sobre el plan de erradicación del cólera de la organización, que cuenta con un financiamiento groseramente insuficiente.

El Dr. David Nabarro, el médico británico designado por el Sr. Ban para dirigir el esfuerzo contra el cólera, dijo en una entrevista telefónica que en sus conversaciones con los gobiernos de todo el mundo, “hay un alivio de su parte que nos estamos abordando esto de manera mucho más integral”.

El Dr. Nabarro dijo que los US$ 200 millones para pagos podrían ser dinero para las familias de los muertos – que ascendería a aproximadamente US$ 21.000 para cada una de las víctimas estimadas. O podrían ser gastado para ayudar a las comunidades más afectadas, con beneficios tales como becas o seguro de salud.

Al final, dijo el Dr. Nabarro, quien es uno de los seis candidatos que compiten para ser el próximo director de la Organización Mundial de la Salud, dependerá de lo que las naciones donantes están dispuestas a pagar.

“La mayoría de la gente reconoce que esto es algo que las Naciones Unidas tienen que tratar. Es una historia sin terminar “, dijo. “Eso no significa, obviamente, que se traduce inmediatamente en dinero.”

Haití No Minustah