Miles de campesinos del movimiento El Campo es de Todos llegaron ayer a la Ciudad de México para exigir mayor presupuesto para el campo y la cancelación de las concesiones mineras, porque a través de éstas se les despoja de sus tierras y de los recursos naturales. ‘‘Estamos francamente irritados porque carecemos de alternativas para salir de nuestra pobreza’’, dijeron.

Tras un periplo de cinco días por el país, los campesinos realizaron plantones en Cámara de Diputados, Senado, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Suprema Corte de Justicia de la Nación, Comisión Federal de Competencia Económica, Universidad Iberoamericana y Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Al final del día se reunieron en privado con Miguel Ángel Mancera, jefe del gobierno capitalino, para solicitarle seguridad para los manifestantes. Al anochecer fueron recibidos por subsecretarios de Gobernación, Desarrollo Urbano y Desarrollo Social.

En Bucareli, los funcionarios federales se comprometieron a instalar una mesa para analizar propuestas y peticiones de los campesinos, cuyo objetivo es modificar la política pública para este sector; igualmente les prometieron una reunión directa con el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a realizarse la última semana de este mes.

Para abarcar cada una de las diversas instituciones de los tres poderes de la Unión, los marchistas se dividieron en seis columnas, a las que denominaron: Francisco Villa, Generalísimo José María Morelos, Lucio Blanco, Felipe Carrillo Puerto, Benito Juárez García y Emiliano Zapata Salazar.

Las más numerosas –Lucio Blanco, Francisco Villa, Benito Juárez y Felipe Carrillo Puerto– se manifestaron en el Senado y la Cámara de Diputados, donde fueron recibidos por integrantes de las comisiones relacionadas con el campo.

Según versión de los dirigentes campesinos, los legisladores están de acuerdo en que se debe asignar para el año entrante un presupuesto más elevado de los 304 mil millones de pesos propuestos por la Secretaría de Hacienda. Los líderes del movimiento proponen un presupuesto de 327 mil millones y que el gobierno los trate como productores de alimentos y defensores de los recursos naturales y del medio ambiente.

Por otra parte, en el Senado entregaron un planteamiento de ley de consulta libre, previa e informada y respaldaron la iniciativa de ley de agua de las agrupaciones Agua para Todos.

Los integrantes de la columna Generalísimo José María Morelos, quienes se manifestaron en la Comisión Federal de Competencia y en la SHCP, pidieron la regulación de grandes empresas como Monsanto, Bayer, Maseca, Femsa, Bimbo, y que se reconozca que la agricultura familiar es la que ‘‘alimenta a la mayor parte de la población y por eso no se le puede dejar en el abandono’’.

Antes de llegar a la Secretaría de Hacienda, el grupo realizó un mitin en la Universidad Iberoamericana, donde expusieron que se ha despojado de sus territorios a diversas comunidades para construir megaproyectos; entre esas obras están el aeropuerto y el tren interurbano en Toluca. Los representantes de los campesinos se reunieron con autoridades de la casa de estudios para solicitar ‘‘respaldo’’ a su lucha.

En la SCJN, la columna Felipe Carrillo Puerto denunció que ninguno de los tres niveles de gobierno cumple las sentencias y además ‘‘hacen todo lo necesario para no implementarlas’’. Los dirigentes solicitaron por escrito que la Corte ‘‘haga valer sus sentencias que amparan derechos de comunidades y campesinos’’.

Asimismo, en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos integrantes de la columna Emiliano Zapata fueron recibidos por el primer visitador, Ismael Eslava, con quien acordaron una reunión con el presidente del organismo, Luis Raúl González Pérez, el próximo martes.

Según los organizadores, a la Ciudad de México llegaron 10 mil campesinos, quienes pernoctarían en el estacionamiento del Auditorio Nacional y hoy realizarán una marcha a Los Pinos y al Monumento a la Revolución.

La Jornada