La Reserva Nacional de Tambopata, en Madre de Dios, es amenazada por la tala ilegal y la minería informal e ilegal. No es algo reciente. Desde hace más de una década se ha hecho llamados de alerta, pues bosques, flora y fauna corren peligro. Las poblaciones originarias también.

De acuerdo con información proporcionada por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), desde noviembre del 2015, unos 5 mil mineros que se dedican a la extracción de oro operan en la reserva sin autorización del Estado y ya han deforestado más de 450 hectáreas de bosques.

La reserva -creada en el 2000- tiene una superficie de más de 274 mil hectáreas y cuenta con uno de los mayores índices de biodiversidad del mundo.
Tal como ocurre en otras zonas amazónicas, pese a que el Estado se ha mostrado interesado en erradicar estas operaciones ilícitas, los avances aún no son suficientes y el peligro está latente. Además, no solo es un problema medioambiental sino también social (trata de personas) y sanitario (deterioro de la salud).

Ya que el Estado no puede actuar solo para combatir estos delitos, la sociedad civil da la mano. La SPDA acaba de lanzar la canción ‘El futuro es verde’ como parte de la campaña #SomosTambopata, con el propósito de visibilizar la necesidad de luchar por recuperar la Reserva Nacional de Tambopata y otras áreas naturales protegidas del Perú.

La Mula