Por más de tres horas estuvieron reunidos en la provincia de Darién, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el de Panamá, Juan Carlos Varela para coordinar y priorizar acciones conjuntas en relación con los flujos migratorios irregulares, el combate al narcotráfico y otras modalidades delincuenciales que se reportan en el área.

Al final del encuentro ambos mandatarios firmaron un “memorando de entendimiento” para apoyarse en materia de defensa, particularmente en el área de industria naval.

Varela y Santos acordaron establecer el tercer puesto avanzado de seguridad en el sector de La Olla (Darién) y el cuarto en el sector de La Balsa (Darién), dos puntos de alto valor estratégico para la realización de operaciones de seguridad en la frontera colombo – panameña.

Las delegaciones oficiales de Panamá y Colombia continuaron las discusiones técnicas desarrollando presentaciones sobre la situación de seguridad en el área fronteriza y los mecanismos existentes entre ambos países para mantener la seguridad incluyendo los controles de la fuerza pública y los procedimientos operacionales vigentes, en el marco de la Comisión Binacional de Fronteras (COMBIFRON).

Se sostuvo un intercambio sobre las perspectivas, experiencias y medidas adoptadas por las autoridades panameñas y colombianas para controlar los desplazamientos de migrantes irregulares motivados principalmente por razones socioeconómicas.

Ambos mandatarios coincidieron en realizar gestiones conjuntas ante terceros países para:

1. Promover un mayor intercambio de información que permita facilitar la identificación de estos migrantes.

2. Impulsar la creación de un fondo de contribuciones voluntarias a nivel regional para disminuir fenómenos migratorios.

3. Propiciar la armonización de la normatividad migratoria de la región en la búsqueda de una legislación más eficaz que permita controlar los fenómenos migratorios irregulares y la lucha contra el tráfico ilícito de migrantes.

4. Hacer un llamado a posibles países de destino con el objetivo de encontrar una solución definitiva frente a la situación migratoria extraordinaria de tránsito masivo por la región.

5. Profundizar las discusiones y el análisis de las causas que originan estos flujos en los diferentes foros y mecanismos multilaterales de los cuales ambos países son parte.

6. Continuar las acciones de control de los flujos migratorios irregulares como las deportaciones y los retornos voluntarios según lo dispuesto por la normativa nacional de cada país.

Los mandatarios reconocieron los logros alcanzados por las autoridades de ambos países desarticulando redes criminales dedicadas al tráfico de personas y reconocieron la importancia de seguir creando conciencia y desarrollando esfuerzos conjuntos contra este flagelo.

Al final de la jornada Varela y Santos se trasladaron al punto avanzado de vigilancia de Alto Limón para hacer un recorrido por las instalaciones e imponer condecoraciones a miembros de la fuerza pública de ambos países.

La Estrella de Panamá