La Coalición Sindical de Puerto Rico repudió enérgicamente la propuesta de despedir a 3,460 empleados públicos a fin de generar ahorros que permitan pagar la deuda con los bonistas, una acción que calificaron de disparatada por las graves consecuencias que acarrearía en medio de la crisis económica que enfrenta el país.

“No podemos estar de acuerdo y es indignante que el gobierno pretenda un ahorro en el presupuesto reduciendo la nómina porque es una falacia de marca mayor que haya gigantismo gubernamental cuando en los pasados años lo que ha habido es reducción de la nómina”, expresó Federico Torres Montalvo, de la Coordinador Unitaria de Trabajadores del Estado (CUTE).

“Las política de austerirdad y los despidos son contraproducentes. Se ha demostrado que cada despido en el sector público, se triplica en la economía. Del mismo estudio, se interpreta que si se despide a 3,400, eso redundará en el despido de 10,636 empleos en la economía en general”, indicó Genóveva Valentín, de Servidores Públicos Unidos (SPU).

Pedro Irene, de la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT), señaló que el gobierno debe buscar la salida a la crisis en los impuestos a las corporaciones foráneas y el cobro eficiente de los impuestos.

“El gobierno y la Junta de Control Fiscal deben estar advertidos de que el movimiento sindical está vigilante a cada afrenta que se pretendan hacer a los empleados y a las movidas que impliquen agravar más la economía para pagarle a los bonistas en lugar de buscar las soluciones correctas para salir de la crisis”, puntualizaron los portavoces.

La Coalición Sindical de Puerto Rico está compuesta por la Federación Central de Trabajadores, Servidores Públicos Unidos de Puerto Rico, la Central Puertorriqueña de Trabajadores, la Coordinadora Unitaria de Trabajadores del Estado, la Federación de Trabajadores de Puerto Rico, la Hermandad de Empleados Excentos No Docentes y sus uniones afiliadas.

Sin comillas