Desde el principio el exministro Juan Camilo Restrepo estuvo en el sonajero de opcionados para ser el jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (Eln). Por eso, no causó sorpresa que el presidente Juan Manuel Santos lo designara el sábado por la noche en esa función que asumirá en toda su dimensión el 27 de octubre, cuando será instalada formalmente la mesa de negociación, en Quito (Ecuador).

Restrepo, abogado y economista, sucede a Mauricio Rodríguez, exembajador y cuñado del presidente Santos, quien lo había nombrado el 10 de octubre, día en que Frank Pearl, hasta esa fecha jefe negociador, apareció en la foto junto a “Antonio García”, negociador del Eln, tras anunciarse el arranque de la fase pública de negociaciones.

El mandatario hizo además un nuevo balance de la manera como avanza el diálogo nacional de paz. Explicó que han sido días de un intenso diálogo con “con ciudadanos, organizaciones sociales, grupos de víctimas, mujeres, jóvenes, sindicatos, todos los partidos políticos, la Federación de Departamentos, alcaldes, y muchos otros sectores que promovieron el Sí y que hicieron campaña por el No”.

El jefe de Estado detalló que ha recibido 445 propuestas para hacer cambios, ajustes y precisiones al acuerdo de paz. Propuestas que han sido organizadas en función de los puntos de la agenda de diálogos y que en este momento ya están siendo discutidas entre la delegación del Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba).

“Justo antes de que el primer grupo de negociadores del gobierno viajaran a La Habana, les di instrucciones para que trabajen sin pausa y con eficacia para alcanzar ese objetivo que todos los colombianos tenemos: un nuevo acuerdo que nos permita alcanzar una paz estable y duradera, más amplia y más profunda. Confío que esa misma disposición y apertura anima a las Farc”, expresó Santos.

Igualmente expresó que no podemos perder esta oportunidad para la construcción de paz. “El diálogo debe continuar para seguir avanzando hacia la unión y la reconciliación sobre las bases de un nuevo acuerdo”, añadió.

Santos contó que se reunió con un grupo de mujeres que reúne a 109 organizaciones, las cuales, dijo, le expresaron su apoyo en la búsqueda de la paz con estas palabras: “Las mujeres estamos decididas a no ser sólo hijas de la guerra sino madres y abuelas de la paz. Es lo que nos debemos a nosotras y a las generaciones presentes y futuras”.

De igual forma, narró que el sábado en Tibú una mujer tres veces desplazada por la violencia, le explicó que había votado No porque no está de acuerdo con que se le entreguen altos cargos y privilegios a los miembros de las Farc, y señaló el mandatario: “Le expliqué que el Acuerdo no entrega cargos a los miembros de las FARC ni privilegios por encima de los que ya se les ha dado a los desmovilizados en el pasado. Lo que permite es que puedan hacer política en democracia, y que busquen –sin armas y sin violencia— el voto de los colombianos. Es la razón de ser de cualquier proceso de paz”.

El presidente Santos puntualizó que el objetivo del diálogo nacional “es alcanzar un nuevo acuerdo, que tenga toda la legitimidad jurídica y política para comenzar a implementarlo lo más pronto porque, como lo hemos dicho, el tiempo apremia”.

El Espectador


Santos pide a negociadores “meter el acelerador” para conseguir nuevo acuerdo

Durante la entrega de insumos agrícolas a los cacaoteros del Catatumbo, el jefe de Estado manifestó que “muy pronto” debe estar listo el nuevo acuerdo de paz, que recoge las observaciones planteadas por sectores sociales y políticos que llamaron a votar No en el plebiscito del pasado 2 de octubre.

“Queremos adelantar este proceso con la mayor rapidez posible. Por eso les dije ayer a los negociadores: métanle el acelerador, tenemos que tener un nuevo acuerdo muy pronto, para poderlo comenzar a implementar muy pronto”, puntualizó el presidente Santos, desde el municipio de Tibú, donde este sábado se reunió con el gremio de cacaoteros, a quienes entregó más de$1.200 millones en insumos para fortalecer esta actividad económica.

El mandatario también se mostró optimista ante el reinicio de trabajo de la mesa de diálogos de La Habana. “Vamos a salir adelante más fortalecidos. Este proceso de paz lo vamos a sacar adelante y lo vamos a implementar”, indicó. Y es que durante la última semana el propio expresidente Álvaro Uribe expresó su compromiso de apoyar la implementación del nuevo acuerdo de paz, si se consigue el denominado pacto nacional entre sectores que apoyaron el plebiscito y los que votaron No.

“En estos últimos días, últimas semanas, nos hemos dedicado, yo personalmente, los ministros, los negociadores, a escuchar a todo el mundo: a escuchar a los que votaron por el Sí y a escuchar a los que votaron por el No”, agregó, no sin antes declararse optimista ante la oportunidad de conseguir un acuerdo de paz “más incluyente y profundo.

En este escenario, Santos fue enfático en la importancia de que el país se haya puesto de acuerdo en la necesidad de firmar la paz con la insurgencia. “Los del Sí y los del No, todos están a favor de la paz. Entonces aprovechemos esta oportunidad para unirnos todos y ponernos de acuerdo para mejorar esos acuerdos y lograr salir de este impasse mejor, más fortalecidos”, finalizó.

El Espectador