En Colombia se crea en promedio una iglesia diaria y ninguna tiene que pagar impuestos

El resultado negativo del plebiscito para refrendar el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc dejó en evidencia que hay un sector determinante en las elecciones: las iglesias cristianas. Su voto fue decisivo en el triunfo del No y, aunque Colombia es un país laico, las iglesias participan de forma abierta en las decisiones políticas. Pese a eso, no tienen la obligación de pagar ni un solo peso de impuestos.

Lo sucedido con el plebiscito hizo que ciudadanos salieran de forma masiva a pedir que estas iglesias paguen impuestos. Así lo deja ver la página www.change.org, que tiene como objetivo promover movilizaciones sociales y que reunió más de 42.000 firmas haciendo este reclamo. Por eso resulta inexplicable que, a cuatro días de la radicación de la reforma tributaria estructural, ninguna entidad del Estado tenga claro a cuánto ascienden las exenciones tributarias. De acuerdo con el Estatuto Tributario, en su artículo 23, “no son contribuyentes del impuesto sobre la renta, los sindicatos (…) así como los movimientos, asociaciones y congregaciones religiosas, que sean entidades sin ánimo de lucro”. Este es uno de los temas que contemplaría la reforma.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha señalado que las entidades sin ánimo de lucro cumplen “una gran función social”, pero afirma que hay quienes se lucran por esta vía “evadiendo el pago de impuestos”. Lo que no es claro es si también se refiere a las iglesias. Surgen entonces varias dudas: ¿a dónde va a parar la plata que usted da como ofrenda en algunos encuentros religiosos? ¿Por qué las iglesias de Colombia no pagan impuestos? ¿Qué tanto podrían recibir las iglesias anualmente? Pareciera el secreto tributario mejor guardado del país. El Espectador preguntó en el Ministerio de Hacienda, la DIAN y la Red de Justicia Tributaria cuánto dinero deja de recibir el Estado en impuestos por todas las iglesias que están exentas de pagar tributos. Nadie tiene la respuesta. El Gobierno argumentó que no hay forma de rastrear la cifra y que no tiene siquiera un número aproximado de cuánto dinero deja de recibir anualmente por las exenciones que les otorgan a las iglesias.

No es un asunto de poca monta. Según el Departamento de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior, existen más de 5.900 iglesias no católicas en el país. Sin embargo, este dato también es inexacto, porque hay otras instituciones o cultos más pequeños que no están registrados ante el Ministerio. Adicionalmente, el trámite para certificarse como una iglesia es muy sencillo, sólo se necesita presentar algunas actas de constitución de la entidad, constancias, un reglamento interno y un listado de cada una de sus filiales.

La DIAN tampoco sabe a cuánto podría ascender el monto que dejan de pagar las iglesias al Estado por concepto de impuestos, pero confirma que, en los últimos tres años, se constituyeron 1.258 iglesias, más de una en promedio diario, y se calcula que alcanzan un patrimonio bruto que se aproxima a los $10 billones. Pero ninguna cifra cuadra. Un documento de la Comisión de Expertos para la Equidad y Competitividad Tributaria tiene un capítulo enfocado en los regímenes especiales, como el que cobija a las iglesias. En este documento queda claro que de las 71.662 entidades con estos beneficios, cerca del 11 %, 7.558, son iglesias.

Además, el documento de la comisión de expertos que asesoró la reforma tributaria señala que 145 asociaciones religiosas en el país reportan ingresos superiores a $4.524 millones. ¿Cuánto dejan de pagar de impuestos? Esa sigue siendo la duda. El Espectador contactó a la Dirección de Impuesto y Aduanas Nacionales (DIAN), que confirmó que no tenía un registro de este monto y argumentó que estas instituciones religiosas figuran en un régimen especial y son vistas ante el Estado como no contribuyentes, por lo cual la entidad no tiene ningún cálculo. Este medio también preguntó en el Ministerio de Hacienda. Nuevamente, la respuesta fue que el dato no estaba dentro de sus facultades. Jairo Bautista, experto de la Red de Justicia Tributaria, manifestó que, si se tuviera un cálculo, al menos estimado, la cifra llegaría a billones, billones que el Gobierno no tiene dentro de sus cuentas. “Es muy difícil calcularlo porque las iglesias no son sujetos del impuesto sobre la renta. Las iglesias deberían tener un informe más riguroso sobre sus activos para identificar qué propiedades hacen parte del culto y cuáles hacen parte de sus dueños”, añadió.

El Espectador