La Confederación de Cámaras Empresariales del Uruguay apoya “el grado de apertura comercial” que lleva adelante el país, aunque indica que se “debería seguir en el plano de las negociaciones conjuntas del Mercosur”, según un informe sobre desafíos en competitividad presentado este martes en Montevideo.

Esto último le otorga a Uruguay un “mayor poder de negociación y menores costos”, asegura la Confederación en el documento titulado “Desafíos en materia de competitividad: una mirada desde la óptica empresarial”.

En tanto, la asociación que reúne a las principales cámaras empresariales del país y que fue creada en agosto de este año, llama a “avanzar en las negociaciones bilaterales”, algo que debería ser visto como “complementario” al bloque.

Para ello, el Mercado Común del Sur (Mercosur) debería habilitar modalidades de negociación para los miembros con terceros países, en conjunto o individualmente, reza el informe.

En este sentido, se pone como ejemplo las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y cuatro de los cinco países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay -Venezuela se mantiene al margen por decisión propia-), “que han dado un giro positivo desde 2013”, algo que resultó en que hoy los cuatro países estén negociando con el bloque europeo una “oferta conjunta”.

De lograrse un acuerdo UE-Mercosur se “podría ir planteando negociaciones futuras con terceros países o bloques”, dentro de los que señala a la Alianza del Pacífico, China, India y Japón.

Dicha negociación debería realizarse a través del Mercosur, aunque con la posibilidad de que “cada miembro se acople con tiempos y velocidades distintas”.

En este sentido, los empresarios hacen foco en varios aspectos vinculados a la competitividad, como la política fiscal, gestión macroeconómica, empresas públicas, infraestructura, capital humano, la Ley de Promoción de Inversiones, así como otros puntos relacionados al desarrollo empresarial del país.

Con respecto de las empresas públicas, el grupo de cámaras empresariales afirma que la gestión de dichos organismos “ocupa un rol central en la eficacia y eficiencia en la provisión de servicios públicos de alta calidad y a precios competitivos”.

“En el caso de Uruguay, el sistema de empresas públicas ha operado en detrimento de una gestión óptima”, expresa el informe.

“La dotación y calidad de la infraestructura” es otro de los factores señalados como determinantes de la inversión y competitividad de una economía.

En este sentido, la Confederación de Cámaras Empresariales destaca el deterioro “en los últimos años” y el “rezago significativo frente a otros países” de la calidad de la infraestructura en Uruguay.

“Se espera que su contenido resulte una contribución para enriquecer la discusión sobre las acciones que es necesario emprender a efectos de mejorar el entorno de negocios en nuestro país, y así el bienestar de nuestra gente”, asevera el informe.

Espectador