El abogado de los padres de los 43, Vidulfo Rosales, pidió a los diputados vigilar a la Procuraduría General de la República (PGR) para que analice todas las líneas de investigación en el caso Iguala, ya que la hipótesis de que los normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula ha quedado rebasada.

“Desde nuestra perspectiva y de acuerdo con lo que hay en el expediente, el basurero de Cocula está rebasado y nosotros quisiéramos pedirle que ustedes se unan a estas voces, que se unan en esta dirección y en esta tesitura”, dijo a los integrantes de las comisiones de Gobernación, Justicia, Derechos Humanos, Asuntos Indígenas y Especial Ayotzinapa durante una reunión en la Cámara de Diputados.

“El basurero de Cocula nos ofrece un buen debate político, y podemos pasar 5 y 10 años discutiendo si ahí fueron calcinados o no, pero la ciencia nos ha dicho que ahí no ocurrió nada; nosotros lo que quisiéramos es que se dieran pasos hacia adelante: el basurero de Cocula hoy no explica el destino final de los estudiantes”, agregó.

Rosales también pidió a los legisladores que vigilen y exijan a la PGR un cambio en la narrativa del caso Ayotzinapa, ya que “la verdad no ha sido establecida, lo único que tenemos es nubarrones en las investigaciones”.

Dijo que la investigación de la PGR no ha dado certeza a los padres, sin embargo reconoció que se ha buscado a los normalistas en más de 600 lugares y se han detenido a 130 personas.

Los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde hace dos años en Iguala se reunieron con diputados de la comisión especial del caso, a quienes llevaron sus peticiones para esclarecer los hechos.

Durante la primera ronda de intervenciones de los familiares de los normalistas, Cristina Bautista arengó: “venimos a emplazarlos a que hagan algo como diputados, que reconozcan públicamente la legitimidad de nuestras demandas”.

Ernesto Guerrero, normalista sobreviviente de los hechos de violencia registrados entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, definió el movimiento con tres palabras: justicia, castigo y verdad.

A su vez, Mario César González cuestionó a los diputados federales y les llamó a “dejar de jugar a los investigadores, porque no los van a dejar investigar lo que realmente sucede”.

Demandó a la Cámara de Diputados exigirle a la PGR investigar lo que ocurrió la llamada noche de Iguala, pues, según dijo, “fueron uniformados los que se llevaron a nuestros hijos”.

La madre de Benjamín Ascencio, Cristina Bautista Salvador , criticó a los diputados ya que “no han movido un dedo” para ayudar a la localización de los normalistas.

Por su parte, Emilio Navarrete Victoriano, padre de Ángel Navarrete,  pidió a los legisladores presionar a la Procuraduría General de la República para que dé a conocer los avances en las investigaciones.

“La PGR no ha podido hasta el día de hoy darnos una respuesta positiva”, dijo, “necesitamos de ustedes para presionar a estas personas, porque creo que nosotros tenemos derecho como mexicanos de saber que pasó con nuestro hijos”.

Pidió a los legisladores que esa dependencia continúe investigando a la policía de Huitzuco, el análisis de la telefonía celular y que identifiquen al Caminante.

En su intervención, Manuel Clouthier, dijo que los sucedido en Ayotzinapa muestran que en México hay una crisis de derechos humanos que el gobierno se niega a reconocer.

“En este país cuando la verdad oficial no coincide con la realidad es porque se está queriendo ocultar algo”, aseguró.

Milenio