‘Ninis’ en México: tres mujeres por cada varón

En México, el porcentaje de mujeres jóvenes que no estudian ni trabajan triplica la proporción de varones que se encuentran en las mismas condiciones. Es una relación mayor a la de 2 a 1 que existe en la mayoría de los países de América Latina, de acuerdo con estadísticas de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

En sí, 32 por ciento de las mexicanas que tienen de 15 a 29 años de edad no están ocupadas en el mercado laboral ni van a la escuela, principalmente porque “se dedican al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado”, en contraste con un 8.7 por ciento de mexicanos del mismo rango de edad.

Los estigmatizados “ninis” tienen rostro masculino en el imaginario colectivo y se les asocia con situaciones de vagancia y delincuencia “pero los datos regionales demuestran que las mujeres jóvenes son las más afectadas por esta situación”, establece el organismo.

Además, si la transición de la educación al trabajo dura entre 5 y 7 años en promedio sin que sea lineal, a las mujeres les lleva más tiempo. Para adolescentes y jóvenes de ambos sexos su trayectoria en el mercado laboral está marcada por “entradas y salidas”, vinculadas a periodos de capacitación, la formación de una familia o la necesidad de asumir el trabajo doméstico no remunerado en su familia de origen.

“En casi todos los países de América Latina el porcentaje de las jóvenes que se encuentra en esta situación dobla al de los varones. En algunos casos, esta diferencia es aún más acentuada; por ejemplo, en el Ecuador es el cuádruple, y en Guatemala el sextúple”, precisa la Cepal.

En total, los llamados “ninis” representan 40.7 por ciento de la juventud de México, lo que coloca al país en el décimo lugar de la región con mayor porcentaje de jóvenes desocupados que tampoco estudian, de acuerdo con un comparativo hecho por la Cepal entre 18 naciones que analizó en un estudio donde aborda diversos factores de la desigualdad y que presentará este primero de noviembre en la primera reunión de la mesa directiva de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina, a realizarse en Santo Domingo, República Dominicana.

Hace unas semanas, la Cepal y la OCDE sostuvieron en un documento conjunto que los adultos jóvenes representan la cuarta parte de la población de América Latina, es decir 163 millones de personas entre 15 y 29 años de edad y de los cuales 30 millones o 21 por ciento del total son ninis, en contraste con el 15 por ciento que se encuentran en esta condición en los asociados de la OCDE. A ese 21 por ciento de ninis latinoamericanos se agrega otro 19 por ciento que trabajan en la informalidad.

En las naciones centroamericanas, la mitad de su juventud son ninis. La lista la encabeza Nicaragua con 56.4 por ciento y Honduras con 54.4 por ciento. Les siguen El Salvador, Guatemala, Colombia, Republica Dominicana, Venezuela, Perú y Costa Rica.

Todos anteceden a México que se ubica en la décima posición con el ya mencionado 40.7 por ciento y aunque Brasil registra un 40.6 por ciento de ninis entre su juventud, se divide entre 12.7 por ciento entre los hombres y 27.9 por ciento de las mujeres. En Argentina los jóvenes sin trabajo ni escuela suman 38.6 (25.9 por ciento mujeres y 12.7 por ciento hombres), en Chile 39.3 (25.6 por ciento mujeres y 13.7 por ciento hombres) y en Uruguay 34.6 por ciento (22.5 por ciento mujeres y 12.1 por ciento hombres).

La Cepal advierte que dada la importancia de la juventud por el peso demográfico que tienen en la mayoría de los países latinomericanos “es momento propicio para invertir en esta etapa del ciclo de la vida y lograr su plena inclusión, de cara a construir una sociedad más justa e igualitaria”.

La Jornada