Durante la tarde del martes, y tras una masiva marcha de los funcionarios públicos en Santiago y Valparaíso, la Mesa del Sector Público amplió el paro nacional hasta el próximo jueves, todo en medio de la discusión del reajuste salarial que se encuentra trabado hace semanas.

Así, y vía Twitter, el coordinador de la Mesa del Sector Público, Carlos Insunza, informó que los empleados públicos extenderán la paralización para el 15 y 16 de noviembre, sumándose una cuarta semana de movilizaciones tras no aceptar el porcentaje del 4% solicitado por los funcionarios.

Además, Insunza invitó al Congreso a no discutir sobre el proyecto de reajuste sin integrar a los trabajadores, todo ante el guarismo que el Gobierno ofrece para destrabar el complejo escenario.

“Hemos esperado que el Gobierno que hubiera contactado a la mesa para reinstalar la conversación que se inició el fin de semana, lo que hasta el momento no ha ocurrido y evidentemente en estas condiciones y estando absolutamente claros de que el Gobierno públicamente está intentando cursar un proyecto de ley unilateralmente en el Congreso, llegando a acuerdo con las bancadas de parlamentarios, la mesa rechaza esa táctica”, mencionó el coordinador, según consignó Cooperativa.

De igual manera, la Central Unitaria de Trabajadores adhirió a la nueva paralización de las actividades, la que fue informada a través de redes sociales. En el mensaje también llama al parlamento a discutir sin apartar a los gremios del diálogo y negociación.

Por medio de un comunicado público, la Asociación Nacional de Jardines Infantiles (Ajunji) también informaron de la paralización hasta el jueves.

A través del comunicado, la Ajunji justificó las nuevas jornadas de paro por “la nula comunicación que ha existido con el Ejecutivo desde el fracasado encuentro del fin de semana pasado. Además, la MSP-CUT tiene información de que el gobierno intentaría ingresar un proyecto de ley con el reajuste y bonos que han sido rechazados reiteradamente por la Mesa del Sector Público”.

Por otro lado, el presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, se refirió a que los profesionales de la salud quieren bajar el paro lo antes posible, además de entender la posición de los usuarios.

PubliMetro


Negociaciones por reajuste salarial siguen en punto muerto

En un punto muerto se encuentran las negociaciones del Ejecutivo con los partidos políticos para sacar adelante un proyecto de reajuste del sector público.

Durante este martes, los ministros de Eyzaguirre y Valdés sostuvieron una serie de reuniones con parlamentarios, para sondear apoyos a una eventual propuesta basada en la proposición inicial del Ejecutivo de un 3,2 por ciento.

Si bien el tema fue conversado este lunes en La Moneda con las bancadas de la Nueva Mayoría, durante el martes persistía la resistencia del oficialismo de respaldar la propuesta, la cual no varía sustancialmente de la ya rechazada durante dos oportunidades por el Congreso.

Todo esto en medio del desorden del conglomerado que quedó reflejado en las declaraciones posteriores al comité político y la suspensión de la reunión en donde se analizaría el tema. Diferencias que fueron abordadas por el ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz.

“Nosotros esperamos que los partidos superen rápidamente esos hechos para que sigamos trabajando en los desafíos que tenemos (…) diferencias van a haber siempre, opiniones distintas sobre las cosas también. La verdad es que yo creo que a eso no hay que darle más importancia de la que tiene”.

En ese marco, desde la oposición presentaron una propuesta al Gobierno la que apunta a crear una regla futura en materia de reajuste y que fue descartada por el Ejecutivo. Una decisión que lamentó el vocero del Chile Vamos, Hernán Larraín.

“No están disponibles en principio para hacer ningún cambio a su proposición. Se podría trabajar una mayor disponibilidad para trabajar en los bonos. A los ministros no les gusta esta fórmula, ellos están en la tesis de mantenerse en lo que están y ellos tendrán que ver cómo resuelven este tema. Lo que le hemos pedido en todo caso es que de una vez por todas haya gobernabilidad y por lo tanto se pongan de acuerdo en la Nueva Mayoría, porque si ellos hicieran bien su trabajo, no necesitarían de nuestros votos”.

En esa línea el jefe de bancada de la Democracia Cristiana, Fuad Chahín llamó a los distintos actores a ceder, asegurando que lo que está en juego es la gobernabilidad del país.

“Todos tenemos que estar disponibles a una solución. El Gobierno tiene que ceder, la mesa del sector público y los parlamentarios tenemos que generar las condiciones para que efectivamente resolvamos este problema. Acá está en juego la gobernabilidad del país y la verdad es que son millones de chilenos los que están pagando bastante caro esta incapacidad nuestra de resolver eso”.

El DC emplazó al Gobierno a tomar una decisión: “Solo tienen tres caminos”, dijo haciendo alusión a las posibilidades que maneja el Ejecutivo para resolver el conflicto. Alcanzar un acuerdo con los parlamentarios de la Nueva Mayoría para lo que se necesita reajustar la propuesta del salario; sellar pacto con la oposición manteniendo el guarismo o dejar las cosas tal como están y negar reajuste para el sector público.

Más duro que Chahín fue el socialista Juan Luis Castro. El diputado pidió que la Presidenta se haga cargo de la discusión y solucione un conflicto que se extiende por 16 días.

“Quiero hacerle un llamado a la Presidenta Michelle Bachelet, ella se va a reunir mañana a primera hora con los ministros, que les de instrucciones y que resolvamos esto ojalá mañana. No puede ser que tengamos un impasse permanente y falte mayor decisión política para enfrentar una solución que todo el mundo espera que venga”.

Castro agregó que es momento que los ministros den muestra de gobernabilidad y solucionen el problema.

Un complejo panorama es el que enfrenta el Ejecutivo, tomando en cuenta que si se presenta un proyecto que no cuenta con el respaldo parlamentario, no podría haber una nueva iniciativa hasta dentro de un año. Además, la fecha límite para firmar el reajuste es este 1 de diciembre, por lo que se le agotan los plazos a los negociadores.

Encrucijada en la que se encuentra el Ejecutivo a la que se suman los roces internos en la Nueva Mayoría, lo que dificulta aún más un acuerdo en esta materia.

Radio U Chile