Con esto se cumple el cronograma antes dicho por el Gobierno ecuatoriano.

La embajadora de la Unión Europea, Marianne Van Steen, confió en que el acuerdo entre en vigencia el 1 de enero del 2017.

Empresarios. Esto lo ven con agrado desde el sector exportador.

Daniel Legarda, presidente de la Federación de Exportadores, cree que en los primeros meses del próximo año se verán resultados de la firma del acuerdo.

“Se puede recuperar el espacio en algunos productos, principalmente el banano, esperamos que se puedan recortar los tiempos para que entre en vigencia pronto”, expresó.

En igual sentido se manifestó José Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, quien tiene expectativas de incrementar las exportaciones de camarón hacia el mercado del viejo continente, donde es apreciado el producto ecuatoriano por su calidad.

En el 2009 Ecuador se levantó de la mesa de negociaciones en la que también estaban Colombia y Perú, que culminaron el proceso y ya tienen en vigor un acuerdo comercial con el bloque europeo.

En enero del 2014, año en que se retomó la negociación, el entonces ministro ecuatoriano de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, dijo que el país iba a negociar con la UE un tratado comercial “mejor” que el que los veintiocho tienen suscrito con Colombia y Perú, más adaptado a los planes de desarrollo de un Ecuador, dolarizado desde el año 2000.

Roberto Aspiazu, director del Comité Ejecutivo Empresarial, dijo en septiembre que no encontraba justificativo para la demora en la firma del acuerdo, pues, en su opinión, se negociaba un tratado de adhesión, “es decir, lo mismo que en su momento negociaron Colombia y Perú”, y recalcó que si hubiese sido por los empresarios, el acuerdo se hubiese suscrito en mayo del 2010.

Lo que se viene. En la firma del acuerdo estará el Consejo de Ministros de la UE y las autoridades ecuatorianas, presididas por el vicepresidente Jorge Glas, en Bruselas, Bélgica.

El ministro de Comercio Exterior, Juan Carlos Cassinelli, explicó en días anteriores los pasos que se vienen para la firma del acuerdo.

“Al día siguiente de la firma comienza un nuevo proceso en la UE y un nuevo proceso en Ecuador para su ratificación. En la Unión Europea, un comité prepara un informe, lo pone en consideración del parlamento y el parlamento ratifica.

En Ecuador, la Corte Constitucional revisa la constitucionalidad del acuerdo, prepara un informe, lo pone en conocimiento del presidente, que es quien lo motiva, y el mandatario lo envía a la Asamblea para que ésta resuelva, eso es lo que vamos a trabajar”, explicó.

Según Cassinelli, el 60% de los productos ecuatorianos van a territorio europeo.

El Diario