Luego de una reunión entre el Gobierno y organizaciones sociales se acordó lanzar un nuevo proyecto de Emergencia Social que será tratado en sesiones extraordinarias en el Congreso. Queda en el camino la iniciativa que tenía media sanción del Senado y que el gobierno amenazaba con vetar y sobrevivirá el nuevo que establece el compromiso de fondos adicionales por $30.000 millones hasta que finalice el mandato de Mauricio Macri.

Todo surgió en una reunión en el Ministerio de Trabajo donde el ministro Jorge Triaca, su par de Desarrollo social, Carolina Stanley y el presidente del bloque de diputados del PRO, Nicolás Massot, recibieron a líderes de las organizaciones sociales CTEP, CCC y Barrios de Pie en donde firmaron un acta con iniciativas para fortalecer medidas de contención para quienes vivan por debajo de la línea de pobreza y para programas sociales, a cambio de suspender las protestas durante los próximos días.

Según pudo saber ámbito.com hasta horas antes de la reunión había dos alternativas sobre la emergencia. La primera era agregar modificaciones al proyecto del FpV que tiene media sanción en el Senado y que generó polémicas porque significaba un costo fiscal de $ 50.000 y la segunda impulsar una iniciativa que venía trabajando Stanley con las organizaciones sociales.

Para poder avanzar en este camino el Gobierno envió a Diputados a los ministros del interior, Rogelio Frigerio y de Hacienda, Alfonso Prat Gay quienes acordaron con la oposición que se levante la sesión especial que pidió el massismo sobre Ganancias y Emergencia y que se aceptara tratar ambos proyecto en extraordinarias.

En ese cónclave asistieron además de los ministros participó el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó y por parte de la oposición Sergio Massa, Leonardo Grosso, Mariano Reclade y Axel Kicillof, Graciela Camaño, Oscar Romero y Diego Bossio.

En sincronía el Ejecutivo formalizaba el llamado a extraordinarias hasta el 30 de diciembre para tratar Presupuesto, Ganancias y el nuevo proyecto de Emergencia Social. Con la oposición se consensuó debatir las últimas dos el próximo martes 6, en comisión y tratarlas en la sesión del 14 de diciembre.

Sin embargo, el nuevo proyecto contemplará los principales puntos del que había sido aprobado en el Senado, entre ellos el pago de un salario “complementario” social. Prevé además la creación del Consejo Nacional del Salario que tendrá a cargo del otorgamiento del salario complementario social para lo cual se destinará una partida de 30 mil millones de pesos durante los tres años que regirá la emergencia social.

Con esos fondos se aspira a que se abone el salario complementario para trabajadores informales y cooperativistas de 4.000 pesos, aunque el proyecto aún debe ser redactado. En tanto, el aumento del 15% para la Asignación Universal por Hijo (AUH), que formaba parte del proyecto original sancionada en la Cámara alta, finalmente no estará en el nuevo proyecto, indicó el referente de la CTEP, Esteban Castro.

“Hay un nuevo proyecto consensuado para ser votado el 6 de diciembre y pueda ir al Senado y ser ratificado. Queremos que sea ley este año”, sostuvo la diputada Victoria Donda en declaraciones a la prensa en el Congreso. Al respecto, dijo que con el nuevo proyecto de emergencia social “no hay una modificación sustancial” del que se había votado en el Senado y remarcó que “se crean fuentes de trabajo que era lo que se estaba reclamando”.

Por otro lado, las organizaciones aceptaron el ofrecimiento del Gobierno en lo que refiere a compensaciones de fin de año, como un bono de $ 2.000 para los trabajadores de cooperativas y elevar el monto de cada plan Argentina Trabaja a la mitad de un salario mínimo, es decir de los actuales $ 3.200 a $ 4.000. A su vez, se abonará un bono de $ 1.000 pesos para cada grupo familiar beneficiario de la Asignación Universal por Hijo (AUH) por hogar, sumando un plus de 250 por cada hijo.

Ámbito