Desencuentros entre el Gobierno y ELN

En el cuarto día de reuniones entre delegados del Gobierno y del Eln, que buscan destrabar la instalación de la mesa de diálogos en Quito, las diferencias continúan profundizándose. El tema que los distancia esta vez es la interpretación de los acuerdos con los que se pondría en marcha la fase pública de negociación en Ecuador; específicamente, en lo que tiene que ver con la liberación de secuestrados.

“Hemos sido insistentes en el compromiso de cumplir la palabra empeñada y en hacer méritos a la verdad, por encima de las diferencias o intereses políticos, como parte de la ética que debe caracterizar a los revolucionarios. Es falso que el Eln haya incumplido lo acordado con el Gobierno para llegar a la instalación de la mesa pública”, señala el comunicado dado a conocer ayer desde la capital ecuatoriana, donde los delegados de las partes trabajan intensamente para resolver el inconveniente que impidió que, el jueves pasado, se lanzará la mesa de diálogos.

Según el Eln, los documentos pactados con el Gobierno sostienen que, antes del 27 de octubre, día para el que estaba acordado instalar la mesa, se debía haber liberado a dos secuestrados. Sin embargo, los acuerdos no establecieron quiénes serían. Al final, los beneficiados del acuerdo fueron el exalcalde de Charalá, Fabio León Ardila, y el arrocero Nelson Alejandro Alarcón. Aun así, el Gobierno esperaba que el político chocoano Odín Sánchez fuera liberado antes del jueves pasado. Cosa que no ocurrió.

Al respecto, el Eln dio conocer apartes de un acuerdo que no era conocido por la opinión pública y que, según explicó, formaba parte de las dinámicas y acciones humanitarias previstas a futuro. En ese pacto, la guerrilla se comprometió a liberar a una tercera persona en el “transcurso de la primera ronda de diálogos”, que, estaba establecido, empezaría el 3 de noviembre; es decir, el próximo jueves. Esta tercera persona, según el Eln, era el excongresista Odín Sánchez. Pero para el Gobierno era claro que el exrepresentante a la Cámara debía quedar en libertad antes de instalar la mesa.

El otro elemento que profundizó las diferencias tiene que ver, según el Eln, con los compromisos consignados en el documento acordado el pasado 6 de octubre. Y que precisa: “En el marco de las dinámicas y acciones humanitarias, el Eln hará una liberación de un secuestrado/retenido en el transcurso de la primera ronda de conversaciones”. Por su parte, el Gobierno se comprometió a designar a dos gestores de paz antes de instalar la mesa. Se trata de los dos comandantes guerrilleros recluidos en la cárcel de Bellavista, Juan Carlos Cuéllar y alias Eduardo Martínez.

De hecho, el documento señala que, en un plazo de 30 días después de instalada la mesa, se procedería a indultar a dos guerrilleros. Probablemente se trate de los mismos designados como gestores de paz, que, por demás, han permanecido presos más de 10 años y están cerca de cumplir sus sentencias. Finalmente, el Eln precisa en su comunicado: “Tenemos toda la disposición de cumplir este acuerdo cuando se inicie la primera ronda tal y como fue acordado”. Y es que para esta guerrilla el incidente del excongresista Sánchez es producto de interpretaciones distintas del acuerdo y de una presión del nuevo equipo negociador designado por el presidente Santos.

Tanto es así que, desde la cuenta en Twitter de este grupo insurgente, el jefe de la delegación negociadora, Pablo Beltrán, escribió: “Nosotros queremos la paz; pero el Gobierno quiere la pacificación”. Y en otro trino, a nombre de la organización, esa guerrilla se declaró dispuesta a avanzar hacia la instalación de la mesa: “El Eln sigue en Quito presto a buscar salidas consensuadas que no frustren los sueños de un pueblo que espera mucho del Eln y del Gobierno”.

Al final, es claro que el proceso de diálogos de esa organización subversiva sufrió un nuevo traspié por cuenta de la premura con la que se planeó su instalación e incluso con el cambio del equipo negociador del Gobierno, cuyo jefe, Juan Camilo Restrepo, recibió el nombramiento el martes pasado, en la noche. Al siguiente día se dieron a conocer los nombres de quienes lo acompañarían y hubo poco tiempo para empalmes y crear confianza.

En pocas palabras, el Gobierno recibió la cuenta de cobro por empujar la instalación de la mesa de diálogos con la segunda guerrilla del país, con la premura de despertar una oleada de esperanza, tras la frustración de la derrota del plebiscito refrendatorio del acuerdo con las Farc.

El Espectador


ELN niega incumplimientos y responsabiliza al Gobierno por retraso en el inicio de los diálogos

Este lunes la guerrilla del ELN responsabilizó al Gobierno Nacional de haber incumplido acuerdos previamente pactados para iniciar la fase publica de diálogos en Quito, Ecuador, cuya fecha previa era el 27 de octubre.

Esa guerrilla subió en su cuenta oficial de Twitter @ELN-Paz un comunicado público en el que afirman que “es falso que hayan incumplido con lo acordado con el Gobierno para llegar a la instalación de la Mesa Pública”.

En el documento, presentan los apartes de los acuerdos firmados por las delegaciones del grupo guerrillero y del Gobierno Nacional en Caracas, Venezuela, el pasado 6 de octubre en presencia de los garantes de Venezuela, Cuba, Noruega, Brasil y Chile.

El primero en citar es el punto cuatro en el que se lee: “En el marco de las dinámicas y acciones humanitarias de las partes, el ELN iniciará el proceso de liberación de los secuestrados con dos casos antes del 27 de octubre”. En este punto el grupo guerrillero cita que se cumplió con la liberación de Fabio León Ardila, exalcalde de Charalá, Santander y al arrocero que tenían en su poder.

Según el comunicado, en el documento firmado en Venezuela también se estipula que se dejará en libertad a otro secuestrado en el transcurso de la primera ronda de las conversaciones, quien sería el excongresista Odín Sánchez.

Con estas aclaraciones, el grupo guerrillero afirma que están cumpliendo con lo pactado y que “la negativa del presidente Santos, no es otra cosa que una presión arbitraria e indebida, violatoria de lo acordado entre las dos delegaciones y que aún en medio de estas dificultades ratifican su disposición de continuar buscando la paz en Colombia”.

Odín Sánchez está en poder del ELN desde hace seis meses, cuando se entregó a cambio de su hermano Patrocinio, exgobernador del departamento del Chocó, plagiado en el 2013 por el ELN.

Su libertad se convirtió en la bandera central para el normal desarrollo de las conversaciones entre el Gobierno y la delegación de esa guerrilla.

El Presidente de la Republica Juan Manuel Santos el pasado domingo reiteró que hasta que Sánchez no regrese a la libertad, no iniciaran las negociaciones.

“El tema del ELN es muy claro, hasta que yo no vea a Odín Sánchez libre, sano y salvo, no va a haber reunión con el ELN, así de claro y así de sencillo” manifestó el jefe de Estado.

El Pueblo


Comunicado público del Ejército de Liberación Nacional

El Comando Central del Ejército de Liberación Nacional considera muy necesario expresar sus puntos de vista ante Colombia y la Comunidad Internacional sobre la suspensión por parte del presidente Santos de la instalación de la Mesa pública en la ciudad de Quito, en la hermana república de Ecuador, acordada para el pasado 27 de Octubre.

Hemos sido insistentes en el compromiso de cumplir la palabra empeñada y en hacer méritos a la verdad, por encima de las diferencias o intereses políticos, como parte de la ética que debe caracterizar a los revolucionarios.

Es falso que el ELN haya incumplido lo acordado con el gobierno, para llegar a la instalación de la Mesa Pública.

Para sustentar esta afirmación consignamos a continuación apartes de los acuerdos firmados, por las delegaciones del ELN y el Gobierno en Caracas, Venezuela, el pasado 6 de Octubre, en presencia de los garantes de Venezuela, Cuba, Noruega, Brasil y Chile.

Acuerdos:

Extracto del documento #2

“4. En el marco de las dinámicas y acciones humanitarias de las partes, el ELN iniciará el proceso de liberación de los secuestrados/retenidos con 2 casos antes del 27 de octubre”.

Extracto del Documento #3

“En el marco de las dinámicas y acciones humanitarias de las Partes:

1- El ELN hará una liberación de un secuestrado/retenido en el transcurso de la primera ronda de conversaciones.

2- A solicitud del ELN, y conforme a la ley, el Gobierno Nacional nombrara dos (2) gestores de paz antes de iniciar en Quito, y una vez instalada la Mesa se procederá a desarrollar el trámite correspondiente para conceder dos (2) indultos en un plazo de 30 días”.

Conforme a lo acordado en el Documento número 2, el ELN el mismo día 6 de Octubre procedió a liberar al exalcalde de Charalá (Santander) señor Fabio León Ardila y en los días posteriores liberó al último arrocero que tenía en su poder. Estas dos personas fueron entregadas a comisiones humanitarias en presencia de medios de comunicación.

De esa manera, el ELN cumplió lo acordado en el documento número 2.

Para el caso de la liberación de un tercer retenido conforme a lo acordado en el Documento número 3:

“1- El ELN hará una liberación de un secuestrado/retenido en el transcurso de la primera ronda de conversaciones”.

Tenemos toda la disposición de cumplir este acuerdo cuando se inicie la primera ronda tal como fue acordado “en el transcurso de la primera ronda”.

Estamos a la expectativa para que el gobierno se disponga a cumplir lo que le corresponde consignado en el acuerdo del documento número 3, numeral 2.

El Comando Central del ELN tiene bien claro que la divulgación de estos documentos no es lo procedimental; sin embargo, es el único recurso que el presidente Santos nos ha dejado, al suspender la instalación de la Mesa en Quito, bajo el argumento de que el ELN está incumpliendo lo acordado.

Como queda demostrado, el ELN no está incumpliendo nada, al contrario, ha cumplido cabalmente lo definido, razón por la cual afirmamos que la negativa del presidente Santos para instalar la Mesa Pública en Quito, el pasado 27 de Octubre, no es otra cosa que una presión arbitraria e indebida, violatoria de lo acordado entre las dos delegaciones el pasado 6 de Octubre, en presencia de los 5 Garantes representantes del mismo número de países.

Aún en medio de estas dificultades, el ELN le ratifica a Colombia y a la Comunidad Internacional, su disposición a continuar buscando la paz de Colombia y tiene toda la voluntad de aportar soluciones dialogadas con el gobierno colombiano, para resolver este delicado impasse.

Comando Central del ELN

Octubre 30 de 2016

ELN-Voces


ONU ratifica misión de verificación y espera consenso sobre paz

La luz verde que el instancia dio al mantenimiento de una misión en Colombia para verificar el cese bilateral y de hostilidades con las Farc debe interpretarse como un apoyo a la búsqueda del acuerdo nacional sobre el pacto de paz que finalmente se firmará con las Farc.

Así lo considera el jefe de esa misión en Colombia, Jean Arnault. “Sin duda esto es un espaldarazo al proceso de paz y un apoyo a la búsqueda de un consenso nacional en torno a un acuerdo final a la mayor brevedad posible”, dijo el francés.

Arnault se refirió así de manera tácita a las reuniones que el Gobierno, con Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo a la cabeza, está teniendo en estos días con voceros del ‘No’ en el plebiscito del 2 de octubre, para exponer las conclusiones del diálogo que tuvieron con las Farc sobre las propuestas para modificar el acuerdo de paz.

El jefe de la misión de la ONU resaltó que luego del plebiscito “se fortaleció en Colombia el consenso de que no debe haber regreso a la violencia”.

La decisión unánime del Consejo de Seguridad –máxima instancia de la ONU– para mantener la misión de verificación del cese del fuego con las Farc implica un respaldo a las labores de monitoreo de sus observadores con el fin de evitar un eventual enfrentamiento entre las Fuerzas Militares y esa guerrilla.

Con el aval de esa instancia, la misión desarrollará las funciones aprobadas desde el 25 de enero de este año para verificar el cese bilateral del fuego y las hostilidades, pero todavía no incluye el monitoreo de la entrega de armas.
Esto queda pendiente “hasta la conclusión exitosa del diálogo político y la adopción de un nuevo acuerdo final”, informó la ONU.

La ratificación de la misión de verificación es la respuesta del Consejo de Seguridad a la petición que los negociadores del Gobierno y las Farc hicieron, tras al triunfo del ‘No’ en el plebiscito, para que la mantuviera.

En principio, el presidente, Juan Manuel Santos, prorrogó el cese bilateral del fuego hasta el 31 de diciembre. Se espera que para esta fecha haya habido un consenso en el país sobre el acuerdo que se firmará con las Farc.

Por lo pronto, la misión de la ONU hará el monitoreo con visitas periódicas a los puntos de preconcentración de esta guerrilla, cuyo número es mayor a los 28 inicialmente pactados con el Gobierno.

Los observadores visitarán las unidades militares y los campamentos guerrilleros para asegurar el cumplimiento de las reglas fijadas para el cese bilateral del fuego.

La idea es que las fuerzas del Estado y las fuerzas de las Farc estén completamente separadas.

Entre las funciones de la misión está también la interacción con la población cercana a los sitios donde se encuentran localizadas las tropas guerrilleras. “La misión busca fomentar la confianza de la población”, destacó Arnault.

Asimismo, afirmó que “por complejo que sea el diálogo político en curso, se ha alcanzado un punto de no retorno en la búsqueda de la paz”.

El Tiempo