El presidente Juan Carlos Varela, y el gobernante electo de EE.UU., Donald Trump, conversaron telefónicamente este lunes sobre la “importancia” de la cooperación bilateral en materia de seguridad, y “acordaron sostener un encuentro bilateral próximamente”.
El presidente panameño y Trump conversaron esta mañana además sobre “flujo comercial y situaciones políticas hemisféricas”, indicó sin más precisiones un comunicado  de la Presidencia.
“Varela felicitó a Trump por su victoria en las pasadas elecciones” del día 8, “y le dio la bienvenida a la vida pública, además de recordar las históricas relaciones entre ambas naciones”, indicó la información oficial.
En la llamada telefónica, añadió el comunicado, “los mandatarios hablaron sobre la importancia de la cooperación binacional en materia de lucha contra el crimen organizado, narcotráfico y seguridad”.
Tras la victoria electoral de Trump, un magnate de la construcción que abrió en Panamá en 2011 su primer hotel fuera de EE.UU., el Gobierno de Varela le felicitó y expresó su “disposición” de “continuar fortaleciendo las históricas relaciones de amistad y cooperación” entre ambos países.
Panamá y Estados Unidos “como socios estratégicos han desarrollado” la cooperación “especialmente en temas de interés mutuo como el fortalecimiento” de las “relaciones económicas, la seguridad y la paz”, indicó el pasado día 9 un comunicado de la Cancillería panameña.
Ante la promesa electoral de Trump de deportar masivamente a inmigrantes indocumentados, Varela dijo el pasado día 11 que su Administración reaccionará con “cautela” ante las posibles decisiones en materia migratoria que tome el Gobierno que presidirá el magnate republicano a partir de enero próximo.
Varela dijo entonces que la posición “rígida” de Trump con respecto a los migrantes “latinos” en EE.UU. obliga a los países de la región a “analizar” los distintos escenarios y los posibles nuevos “flujos migratorios”.
En 2016, Panamá ha brindado atención humanitaria a más de 10.000 migrantes irregulares, la mayoría haitianos y cubanos, que pasan por Centroamérica en su viaje hacia EE.UU.
Varela ha restado importancia a unas declaraciones de Trump en 2011 en las que tildó de “estúpida” la decisión de EE.UU. de entregar a Panamá la soberanía del Canal interoceánico, pero analistas locales han alertado que el próximo gobernante estadounidense podría usar ese tema para distraer la atención pública en su país cuando sea incapaz de incumplir varias de sus promesas de campaña.
“Yo he sido muy claro con el tema de las elecciones en Estados Unidos. El futuro de Panamá depende de los panameños y de las panameñas. Panamá se independizó de España en 1821, se separó de Colombia en 1903 y consiguió su soberanía el 31 de diciembre de 1999 y ahora avanzamos como un país libre y soberano”, ha dicho Varela.
El Canal de Panamá, por el que pasa el 6 % del comercio mundial, fue construido por los estadounidenses y gestionado durante 85 años por ese país, hasta que pasó a manos panameñas el 31 de diciembre de 1999.