“Cuando el mundo está abandonando el libre-mercado, acá hacemos todo lo contrario”

La ex presidenta Cristina Fernández visitó la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ) de Florencio Varela para inaugurar la cátedra de Economía junto a su titular, el ex secretario de Política Económica Emmanuel Álvarez Agis. Recibida por una multitud que llenó los jardines de la UNAJ, Cristina matizó el análisis de la actualidad internacional -dedicó un largo párrafo al triunfo de Donald Trump en Estados Unidos- con los indicadores locales de deterioro de la industria, caída del consumo, despidos y suspensiones.

“En los Estados Unidos ganó alguien que representa la crisis de la representación política producto de la implementación de políticas neoliberales. Lo que el pueblo de los Estados Unidos está buscando es alguien que rompa con el establishment económico, que lo único que ha causado es pobreza, pérdida de trabajo, pérdida de sus casas”, advirtió la ex mandataria desde el salón vidriado de la casa de estudios, ubicada sobre la avenida Calchaquí y a pocas cuadras del Cruce Varela.

Cristina visitó varias veces Florencio Varela junto a su esposo, con el kirchnerismo en el gobierno. “Hoy no son momentos de alegría, acá, en Florencio Varela. Siempre veníamos con algo que provocaba alegría. O cuando Néstor consiguió que Toyota se radicara en Varela. Los parques industriales, las viviendas”, rememoró CFK mientras a su alrededor se veían caras conocidas que asentían con el mentón.

Al momento de hablar de la victoria de Trump en EEUU, la ex presidenta exhortó a no caer en simplificaciones: de hecho, en relación al propio Trump, Cristina lo relacionó con una demanda colectiva de “proteccionismo, de defensa de sus trabajadores y del mercado interno”. En este punto, CFK recordó que “la hora del salario promedio de EEUU” cayó en los últimos años desde 20 dólares a 7,25 dólares.

La ex presidenta estuvo acompañada por Álvarez Agis, titular de la cátedra de Economía; por el rector anfitrión, Ernesto Villanueva; y por los intendentes Julio Pereyra (Florencio Varela) y Patricio Mussi (Berazategui). Cerca del palco se pudo ver también a los intendentes Julio Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada), al diputado Carlos Kunkel -ligado al peronismo local-, a Mariano y Héctor Recalde, jefe del bloque del FpV en la Cámara Baja. Hasta el salón de actos de la UNAJ también se acercaron, entre otros, el ex titular del AFSCA Martín Sabbatella, el responsable del Instituto Patria y ex director de la AFI, Oscar Parrilli; los diputados Axel Kicillof y Andrés Larroque, el diputado bonaerense Lauro Grande, los dirigentes Victoria Montenegro y Gabriela Alegre, ex legisladora CABA y hoy a cargo del Programa de Bienes Culturales del ministerio público de la Defensa de la ciudad.

En un discurso que se extendió por alrededor de una hora, Cristina se refirió a las elecciones estadounidenses con un llamado a tratar de entender lo que está en juego detrás de la controvertida figura de Trump. “Que quien lo encare (el proceso de resistencia al neoliberalismo dentro de EEUU) sea una persona con determinadas características personales no puede oficiar de árbol para taparnos el bosque”, subrayó. La ex presidenta definió el momento que está viviendo la superpotencia económica y militar como una “crisis de representación política producto de la aplicación de políticas neoliberales”. “Cuando el mundo está abandonando el libre-mercado, acá hacemos todo lo contrario”, comentó con cierto aire irónico.

Xenofobia de aquí y de allá

Durante su exposición, Cristina cuestionó los planteos que atribuyen los problemas económicos de las naciones a los flujos migratorios. “Asignarle a la inmigración la causa de los problemas económicos (de un país) es una inmensa burrez. Asusta el surgimiento de ideas extremas, que cargan en la cabeza de los migrantes los problemas económicos”, afirmó CFK. En ese párrafo la ex mandataria recordó que, antes del Holocausto, “el nazismo atribuyó a los judíos la falta de trabajo y la inflación”. En otro momento del discurso, CFK recordó el episodio de agresión que se vivió el miércoles en el Concejo Deliberante de Florencio Varela, cuando una patota de la filial local de la UOCRA ingresó al recinto para golpear y robar a los concejales y a toda la gente que estaba en el lugar. Uno de los concejales agredidos del miércoles fue Juan Cruz Daffunchio, quien presenció el acto desde el claustro de la UNAJ.

Distendida a pesar del calor, con el alivio de un abanico negro que le acercaba una colaboradora, Cristina hizo un diagnóstico muy crítico de la actualidad económica del país. “Este modelo de apertura indiscriminada, con el único pilar del endeudamiento, es sumamente vulnerable. Sobre todo si tenés el mercado interno sumamente deprimido. Esto nos expone a las decisiones de los otros países. Pero los otros países no tienen por qué preocuparse por nosotros. La clave, entonces, es proteger a la sociedad con políticas que tornen menos vulnerable a la Argentina frente a los sectores externos. ¿Quién va a venir a invertir acá, si tenemos la capacidad instalada al 50%? Si se repite la frase ‘tengo la mitad de mi fábrica parada por la falta de actividad’. Porque es el consumo lo que moviliza. Hay comercios cerrados, la calle paralizada. Pero yo no he sido nunca partidaria del ‘cuanto peor, cuanto mejor’. Eso no lo creo, porque no le va mal al que está gobernando, le va mal a todos los argentinos que se quedan sin trabajo”, argumentó CFK.

Antes de despedirse, Cristina salió a los jardines de los ex Laboratorios de YPF, donde hoy funciona el edificio principal de la UNAJ. Allí habló nuevamente ante una multitud. “Nosotros, diez años después del 2003, pudimos poner satélites en órbita: el ARSAT 1 y el ARSAT 2. Si alguien nos hubiera preguntado en el 2003 que íbamos a desarrollar la industria satelital más importante de América Latina nadie lo hubiera creído, seguramente ni yo. Pero ahora me entero que van a dejar entrar a competir con nuestros satélites a satélites de otros países, de empresas que tuvieron el apoyo permanente del Estado. Ese es el rol del Estado. Que genera desarrollo industrial, trabajo decente, bien remunerado. No es tirando las industrias y sectores por la ventana que se van a resolver los problemas”, advirtió.

Mientras empezaba a sonar una canción con estribillo electoral (un tema musical que acompañó la campaña de su hijo Máximo en Santa Cruz, “no te quedes en casa/ que te atrapa la pantalla”), Cristina convocó a todos los presentes a “tener la cabeza abierta” ante la nueva etapa, pero “no quejarse ni resignarse”. “No quiero resignados ni quejosos. Quiero gente que trabaje en todos los frentes. En esta universidad, en la calle, en el territorio, en un centro cultural. Quiero gente que trabaje en esta gran batalla cultural”, remarcó CFK entre banderas y carteles con frases que decían “Cris te amo” y “Volvé”. “Nosotros tenemos la memoria: no venimos a hablar ni a mentir de lo que vamos a hacer. Basta con una pregunta: ¿cómo estás hoy y cómo estabas el año pasado?”, subrayó la ex mandataria en lo que pareció un guiño hacia una eventual candidatura para el año próximo. 2016, 8:21:28 UTC-3″>