Movimientos van a Brasília (DF) contra PEC que congela gastos públicos por 20 años

Movimientos populares de varias partes de Brasil realizarán diversas caravanas rumbo a Brasília (DF) para acompañar, este martes (29), la votación en primer turno de la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) 55.

Bautizada como “Ocupa Brasília”, la movilización, llamada por los frentes Brasil Popular (FBP) y Pueblo Sin Miedo, y será acompañada por diversas protestas simultáneas en diversas ciudades en todo el país. La concentración de la la marcha Ocupa Brasil ocurrirá frente al Museo en la Explanada de los Ministerios a las 16h. La marcha irá hasta el Congreso Nacional, donde, a partir de las 18h30, se acompañará la votación.

Crítica

Los frentes – cada uno articulando organizaciones feministas de jóvenes, entidades sindicales y movimientos populares – critican la PEC 55 sobre el argumento de que tendrá impactos negativos sobre la vida de los sectores más pobres de la población brasileña.

La PEC es la materialización del golpe. Ella no vino apenas para retirar a la presidenta Dilma del gobierno. La propuesta retira los ingresos de los trabajadores”, apuntó Raimundo Bonfim, integrante de la Central de Movimientos Populares (CMP), organización que participa del FBP. En su opinión, ella se articula a otras medidas que, de ser aprobadas, van a empeorar la vida de los brasileños: la reforma laboral y de seguridad social.

El gobierno no electo de Michel Temer (PMDB) defiende la PEC sobre el argumento de que son necesarios cortes en un momento de crisis. Natalia Szermeta, coordinadora del Movimientos de los Trabajadores Sin Techo (MTST), organización que integra el Frente Pueblo Sin Miedo, critica esa justificativa.

Según ella, la propuesta es una “cosa nunca vista en ninguna parte del mundo”: “La crisis económica no va a durar 20 años. El crecimiento en el futuro no va a poder ser revertido en la inversión publica. Natália también contesta a las analogías realizadas por el Poder Ejecutivo Federal entre la economía brasileña y el presupuesto de una familia. Desde su punto de vida, al contrario de lo que el gobierno dice, la PEC significaría que “trabajador brasileño tiene que economizar el presupuesto de la familia cortando la leche de los niños. No es ahí que se corta las regalías”.

En esta misma linea, Bonfim afirma que hay alternativas al corte de las inversiones públicas. Para él, el debate realizado por el gobierno “no enfrenta la cuestión de la retención fiscal, de la tasación de las grande fortunas”, para buscar otras alternativas que aumenten la recaudación.

Movilización

“El acto ganó una dimensión muy grande. Las personas están organizándose en las escuelas ocupadas, en las universidades. Haciendo actividades, rifas, eventos culturales para recaudar fondos para ir a Brasília”, afirmó Bonfim. Según manifestó, la coyuntura política también irá a politizar las protestas del martes. Los organizadores de la marcha en Brasília no poseen número de cuántas personas participarán de la marcha en la capital federal para acompañar la votación del martes.

“Mas aya de la pauta en relación a la PEC, nosotros también estamos llevando a las calles del país la cuestión del impeachment de Temer, dado que él fue descubierto cometiendo, mínimo, el crimen de abogacía administrativa, por haber usado el cargo para patrocinar intereses particulares”, dijo.

El Frente Pueblo Sin Miedo defiende que, en última instancia, una posible aprobación de la PEC tiene que ser validada por la población. La idea hace par de la enmienda protocolada por senadores críticos a la PEC que proponen un referéndum después de la votación en el Legislativo.

“Además de ser una PEC que perjudica la vida de los más pobres, es una propuesta absolutamente autoritaria: el gobierno no dialogó con ningún sector de la sociedad civil. El Congreso Nacional representa cada vez menos a la sociedad brasileña. Mínimamente debería ser sometida a una consulta pública”, criticó Szermeta.

BrasildeFato


Senado vota a PEC 55, que congela gastos sociais

Principal proposta do governo de Michel Temer, a PEC 55, que tramitou na Câmara como PEC 241 e que pode congelar gastos em áreas estratégicas como saúde e educação, será votada em primeiro turno no Senado nesta terça-feira 29. A sessão deliberativa está marcada para 14 horas e a expectativa é de que o projeto passe com facilidade.

A PEC 241/55 é vendida pelo Palácio do Planalto como a solução para o suposto descontrole nas contas públicas e como fórmula para dar à iniciativa privada confiança para investir no Brasil, reativando a economia. Na prática, a PEC coloca um limite para os gastos da União pelas próximas duas décadas, institucionalizando um ajuste fiscal permanente.

A oposição ao governo Temer e inúmeros especialistas apontam que a PEC trará efeitos negativos ao País, no entanto. A PEC não reduz gastos de imediato, mas limita o aumento dos gastos públicos no futuro, que não poderão crescer acima da inflação acumulada no ano anterior. Como o Produto Interno Bruto voltará a crescer em algum momento, com o limite de gastos, o Estado se contrairá. A PEC, assim, ignora uma eventual melhora da situação econômica do País.

Além disso, investimentos públicos essenciais e estratégicos, como em saúde, educação e assistência social, sofrerão um grande impacto. Isso ocorrerá pois atualmente essas áreas já precisariam de mais investimento. Sob o novo regime, terão ainda menor possibilidade de serem incrementadas, o que afetará de forma desproporcional as populações mais vulneráveis.

A PEC 241/55 já passou pela Câmara dos Deputados e, para ser aprovada no Senado, precisa ser também votada em dois turnos, obtendo em cada um deles o apoio de pelo menos 49 dos 81 senadores. De acordo com o líder do governo no Senado, Romero Jucá (PDMB-RR), a expectativa é que o texto seja aprovado com mais de 60 votos. A votação em segundo turno está marcada para 13 de dezembro.

Carta Capital