Representantes de varias entidades y movimientos populares brasileños lanzaron el martes (8), en la Cámara Federal, en Brasília (DF), una propuesta de proyecto de ley (PL) que instituye el Programa Nacional de Reducción de Uso de Agrotóxicos (Pronara). El documento fue entregado a un grupo de legisladores defensores de la propuesta e hicieron un acto para llamar la atención de la sociedad sobre los riesgos provocados por el consumo de pesticidas.

“Es una propuesta que representa a la sociedad civil, a los movimientos sociales, a las ONGs que cuidan de ese tema. (…) Este material va a ser nuestro instrumento de trabajo político inclusive para combatir los retrocesos que están siendo propuestos en el Congreso, con el PL 62299, de autoría del senador Blairo Maggi (PP-MT), actual ministro de Agricultura. Estamos construyéndose otro PL para ser la alternativa de las organizaciones sociales y del pueblo brasileño en la lucha por una alimentación saludable, sin agrotóxicos”, dijo Carla Bueno, de la Campaña Permanente contra los Agrotóxicos y por la Vida, durante la rueda de prensa.

Actualmente se tramita en la Cámara el PL 62299 que flexibiliza la actual Ley de los Agrotóxicos y abre camino para el consumo creciente de esas subsistencias en el país. La medida ha recibido fuertes críticas de diversos segmentos de la sociedad, que alertan para los altos indices de casos de cáncer, intoxicaciones y disturbios hormonales resultantes del contacto directo o indirecto con pesticidas.

Durante la rueda de prensa, las entidades destacaron que Brasil es el mayor consumidor mundial de agrotóxicos y que, frente al actual contexto legislativo, fue adoptado el Pronara como punto de partida para viabilizar otra propuesta en la Cámara. El Programa fue creado durante el último gobierno, pero no tuvo efectividad, y ahora es rescatado por la sociedad civil para que sea convertido, en la práctica, en una política nacional.

“Fue producido por muchas manos, por la sociedad civil, pero nunca llegó a ser sancionado y fue encajonado”, recordó Carla Bueno , que entregó el documento al disputado Chico Lopes (PcdoB-CE), presidente de la Comisión de Legislación Participativa. El colegiado es responsable por recibir propuestas legislativas formuladas por la sociedad civil.

“Vamos a aguardar el parecer del disputado, que yo creo que será favorable y vamos a hacer con que sea aprobado en el menor espacio de tiempo posible. (…) Sin embargo, precisamos convencer a los diputados en el plenario, para que la banca ruralista [asociada al agronegocio] entienda que ellos pueden tener sus actividades económicas, pero eso no puede pasar por encima del prejuicio de la salud de las personas”, declaró el diputado.

La pauta movilizó diversos parlamentarios de la oposición este martes. “Hablar de agronegocio es hablar de veneno. La bancada ruralista es fuerte, tiene cerca de 150, 170 legisladores en la Cámara, y nosotros precisamos formar un frente con la sociedad civil para traer ese debate para el parlamento”, dijo el líder del Psol (partido de izquierda) en la Cámara, Ivan Valente (SP).

Entre los movimientos sociales que articulan la propuesta están el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), el Movimiento de los Pequeños Agricultores (MPA), La Vía Campesina, la Articulación Nacional de Agroecología (ANA) y la Confederación Nacional de los Trabajadores y Trabajadores en la Agricultura Familiar (Fetraf)

Salud y medio ambiente

Durante el lanzamiento, los especialistas llamaron la atención para las diversas facetas del uso de los agrotóxicos. La Asociación Brasileña de Salud Colectiva, que reúne a los sanitaristas del país, demostró gran preocupación con el riesgo de aumentar el uso de pesticidas, caso el PL 62299 sea aprobado.

“Recientemente, publicamos un dossier reflejando todas las consecuencias del uso abusivo e indiscriminado de agrotóxicos, y ellas son muchas. Es un problema que afecta a la salud de todos los brasileños. (…) Ese PL va en el sentido contrario de lo que esta sucediendo en el mundo entero, que es hacer un uso racional y restrictivo de esos productos, cuando no la completa eliminación. Esa química posee un impacto en el cotidiano de las personas, en el agua que tomamos y en el aire que respiramos”, explicó Geraldo Lucchese, representante de la entidad.

Greenpeace destacó uno de los estudios realizados por la entidad referido a la merienda escolar. “Hicimos testes en alimentos que potencialmente serían destinado a la merienda de alumnos de la red municipal de Rio de Janeiro y constatamos que había cantidades por encima del límite permitido, además de uso de agrotóxicos ilegales. Existe un grupo de legisladores ruralistas que cree que los pobres tienen que comer agrotóxicos. Eso es una absurdo. Nadie tiene que comer alimento con agrotóxicos”, afirmó el coordinador de la Campaña de Agricultura de la organización, Rodrigo Cruz.

El informe también destaca el impacto de los pesticidas en los recursos naturales. “Además de ser el mayor consumidor del mundo, Brasil tiene los agrotóxicos como la segunda causa de contaminación de nuestros ríos y manantiales. Esos datos ya confirman el tamaño del problema. Brasil hoy es el basural del mundos en relación a los agrotóxicos. Es preciso revertir eso”, defendió Cruz.

Él también resaltó que una investigación de Greenpeace identificó que más de 80% de los brasileños consideran que el país aplica químicos en exceso en las plantaciones. “¿Si la opinión pública es contraria, por qué la Cámara es favorable?”, cuestionó.

Trabajo

Otro aspecto levantado por los movimientos e instituciones que buscan la reducción del uso de pesticidas en Brasil es la cuestión de la salud de los trabajadores que actúan en la cadena productiva, desde la plantación hasta la comercialización de los químicos.

“El veneno está en la mesa, y la Fiscalía sabe de eso. Nosotros sabemos que el veneno está en el campo, en el ambiente de trabajo, y produciendo un costo social y de seguro social muy alto, con altos indices de enfermedades en los trabajadores. Eso es muy preocupante”, dijo el procurador regional del Trabajo en el Distrito Federal, Pedro Serafim.

Presidencia

Después de la rueda de prensa, entidades y legisladores que apoyan la propuesta de los movimientos fueron recibidos por el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM-RJ), que se comprometío a crear un colegiado para evaluar el proyecto.

“Vamos a trabajar para crear una comisión especial, para que hagamos ese debate en un ambiente exclusivo para discutir el tema, que es urgente en la vida de las familiar brasileñas”, afirmó el demócrata, demostrando simpatía por el proyecto,

Entre los legisladores que participaron del encuentro estaban los diputados João Daniel (PT-SE), Nilto Tatto (PT-SP), Afonso Florence (PT-BA), Patrus Ananias (PT0MG) e Ivan Valente (PSOL-SP).

Brasil de Fato