El presidente boliviano Evo Morales acusó este miércoles al secretario general de la OEA, Luis Almagro, de intromisión en asuntos internos del país, luego de anunciarse que el organismo enviará un observador a un juicio por corrupción al líder opositor Samuel Doria Medina.

Almagro “defiende políticas del imperio y no del pueblo. Luis Almagro se entromete en asuntos internos de Bolivia y Venezuela”, escribió Morales en Twitter, luego que Doria Medina retornara este miércoles desde Washington, donde fue recibido por el secretario general de la OEA.

Rival de Morales en las últimas tres elecciones, Doria Medina -ministro de Planificación en 1992- comparecerá el jueves ante la justicia, que lo acusa por la transferencia irregular de recursos de la cooperación internacional, unos 21 millones de dólares, a una fundación privada llamada Funda-Pro. La Fiscalía pidió su detención.

No obstante, la embajada estadounidense en Bolivia certificó que la transferencia de esos fondos a una fundación sin fines de lucro, fue requisito para la condonación de deuda. “Ninguna embajada del mundo está por encima de las leyes bolivianas”, reaccionó el vicepresidente Álvaro García.

El empresario boliviano anunció a su llegada este miércoles al aeropuerto de El Alto, procedente de Washington, que no se irá del país. “Yoy a seguir trabajando y no me van a amedrentar”, dijo.

Previamente, indicó en su cuenta de Twitter: “La Organización de Estados Americanos enviará un observador a la audiencia de medidas cautelares en Sucre el 3 de noviembre”.

Morales reaccionó en la misma red social: “La Stria. Gral. de la OEA, con Almagro a la cabeza, se ha convertido en cómplice de privatizadores y corruptos; un refugio de vendepatrias”.

El político y empresario fue acusado ante una sala penal del Tribunal Supremo de Justicia, que tiene su sede en la ciudad de Sucre, por la supuesta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y conducta antieconómica.

Doria Medina se perfila como candidato presidencial en 2019, elecciones en la que Morales no puede participar por impedimento constitucional, aunque sus adherentes buscan la forma de viabilizar su postulación.

La Razón