La titular del Juzgado de Mayor Riesgo A, Claudette Domínguez, rechazó cerrar la persecución penal contra el exjefe de facto, Efraín Ríos Montt, por la masacre conocida como Las Dos Erres.

La petición fue planteada por la defensa del militar retirado, quien fue representado por su hija Zury Ríos.

Aunque el proceso penal continúa, cabe destacar que Ríos Montt no será obligado a acudir a las audiencias, pues Domínguez lo decretó incapaz mentalmente y podrá ser representado por sus tutores legales, es decir sus hijos y abogados.

Así también, la jueza había ordenado que el exjefe de Estado fuera evaluado cada mes por el Inacif; sin embargo, por una impugnación de la defensa, aceptó que fueran los médicos privados de Ríos Montt quienes presentaran el informe de su salud cada 30 días.

Se trata de un segundo proceso penal contra el militar retirado, pues Ríos Montt ya recibió una sentencia por el genocidio ixil que posteriormente fue anulada.

El caso de las Dos Erres corresponde a la matanza de 273 personas en la comunidad del mismo nombre en Petén, ocurrida entre el 6 y el 8 de diciembre de 1982, cuando Ríos Montt gobernaba el país.

Soy 502