Por Cristina Cifuentes

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Guillaume Long, quien se encuentra en el cargo desde marzo, realizó esta semana una visita oficial a Chile durante dos días, en los que se reunió con la Presidenta Michelle Bachelet y el canciller Heraldo Muñoz. En conversación con La Tercera destacó los lazos entre Santiago y Quito, y analizó la situación de algunos países de la región.

¿Cómo se encuentran las relaciones con Chile después del diferendo que nuestros país tuvo con Perú?

Creo que Ecuador manejó, como suele suceder en estos casos, absoluta neutralidad. Me parece que las relaciones entre Ecuador y Chile se encuentran en su mejor momento y no sólo a nivel discursivo sino que estaba revisando todos los temas y tenemos la agenda bilateral más rica. Podría estar hablando dos horas de los convenios de cooperación en una serie de ramas, económico, social, de inversiones.

Ecuador es garante en los diálogos que el gobierno colombiano va a mantener con la guerrilla del ELN, ¿Cómo esperan que se desarrollen estas negociaciones?

Desde el primer momento fuimos muy claros de que celebrábamos la voluntad política del gobierno del Presidente Juan Manuel Santos de conseguir esta paz para Colombia. En el caso del ELN, Ecuador ha jugado un rol como garante, junto con Chile y otros países, y el 27 de octubre se iba a iniciar la mesa pública en Quito. Lastimosamente esa mesa hasta la fecha no se ha podido instalar, han surgido nuevos obstáculos, hay un proceso en estos momentos en Ecuador de negociación, ahora mismo tenemos en el país una delegación del gobierno colombiano y del ELN que están tratando de destrabar este tema. Los buenos oficios están ahí, seguimos anhelando la paz de Colombia, que es la paz de la región. No hay que olvidar que para Ecuador el conflicto colombiano ha tenido graves consecuencias para nosotros: somos el país de América Latina y el Caribe con la mayor cantidad de refugiados. Soy optimista de que pronto tengamos una solución, pero ésta es una solución a la que tienen que llegar las partes.

¿Cómo evalúa la crisis que está viviendo Venezuela?

Nuestra posición, que es afortunadamente la que tienen muchos países de la región, es de darle todo el apoyo al diálogo. Creemos que hay un proceso de diálogo que se ha iniciado, que es muy importante que se dé en el contexto de conflictividad política que vive Venezuela. Nosotros hemos dicho diálogo con respeto a la soberanía de Venezuela, con respeto a la institucionalidad y constitucionalidad venezolana.

¿Cómo se encuentra la relación con Perú y con el Presidente Kuczynski?

Excelente. Acabamos de tener un gabinete binacional, que es una figura que comenzaron los presidentes Alan García y Rafael Correa hace diez años. Eso demuestra la voluntad como política de Estado no sólo de gobierno de afianzar nuestros lazos. Más allá de la ideología, porque claramente el Presidente Correa y Kuczynski no vienen de la misma tendencia política, pero hay un absoluto pragmatismo y la conciencia que la relación entre ambos debe ser privilegiada.

¿Cómo ve el giro regional hacia la derecha?

Es el fruto de la democracia, cuando es así no tenemos problemas. Lo enfrentamos con absoluta serenidad. Hay que tener cuidado cuando se habla de fin de ciclo. Yo vengo de la izquierda de Ecuador que era el 3% en los 90. Ahora cuando pierden los gobiernos progresistas, los gobiernos de izquierda, se mantienen como la primera fuerza de oposición. Además han gobernado, han demostrado que pueden gobernar, que puede haber crecimiento. Nunca ha habido tanto crecimiento en América Latina como en esta primera década y media del siglo XXI.

La Tercera