“Las relaciones entre Argentina y Estados Unidos están más allá de sus gobiernos”

En una entrevista radial, Peña valoró que este año “ha sido muy importante en cuanto a mejorar las relaciones con Estados Unidos”, a diferencia de años anteriores, cuando “estábamos acostumbrados a una política exterior que parecía una extensión de la política local”, por lo que destacó que ahora “hay una dimensión que son los Estados”, más allá de los gobiernos de turno.

“Tenemos una relación excelente con el gobierno de Obama y tendremos una buena relación con el gobierno de Trump”, arriesgó, y destacó que “las primeras señales” del mandatario electo “son positivas, porque está moderando su discurso” y, aunque evitó brindar precisiones porque este “es un momento de mucha prudencia”, dijo que Trump “ha sido muy ofensivo: esperemos que el presidente sea mejor de lo que fue como candidato”.

Peña consideró que el triunfo de Trump se debe a que “el mundo está incierto, y esto será así con cada vez más fuerza, porque el siglo XXI es el de la incertidumbre y de las cosas imprevistas, en donde se ve un cambio muy profundo en la democracia en general”, porque “la sociedad está cambiando muy fuerte, pero en general las instituciones y la oferta política, no”, planteó.

El jefe de Gabinete habló también de la política local, y mencionó que en la Casa Rosada “hay un lindo clima humano de trabajo, y no hay tensión” entre los funcionarios; al tiempo que destacó “el equipo económico, que es el más valioso que se ha armado en Argentina en mucho tiempo, principalmente porque no se depende de una sola persona sino de muy buena gente con experiencia”.

Refirió también a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y recordó que “nuestros números le dan un 40% de imagen positiva, aunque su credibilidad es más baja, en el orden de 24 o 25 puntos porcentuales”, según encuestas.

Peña entendió que el apoyo popular a la ex mandataria se debe a que “la sociedad busca a sus referentes y una parte de ella, que está más dolida y tiene una visión particular del mundo, quiere que se vuelva para atrás, aunque es un tema más emocional que racional, porque ellos -en relación al equipo de Cristina- trabajaron mucho esa identificación conceptual, que ya es parte del pasado”.

Además, consideró, respecto de todas las causas que tiene Cristina en la justicia, que ese poder “tiene que estar a la altura de las circunstancias y garantizar procesos transparentes, tanto en este caso como en cualquier caso; y además que el proceso no dure 10 años”.

Télam