La cancillería de Bolivia anunció este lunes la desclasificación de los documentos diplomáticos de las dictaduras del país de 1966 a 1979 para que los familiares de los muertos y desaparecidos de la época puedan tener pistas sobre esos crímenes.

El ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, dijo en un acto que tomó esa decisión para “recuperar la memoria histórica de los acontecimientos suscitados en el período de las dictaduras” y develar cómo actuaban los diplomáticos de entonces.

Agregó que las nuevas generaciones deben saber cómo fueron los tiempos de la dictadura y que es necesario reescribir la historia y desnudar “el método de la masacre que fue utilizado sistemáticamente para imponer y dominar a los pueblos de nuestra región”.

Una dirigente de la Asociación de familiares de detenidos y desaparecidos mártires por la liberación nacional (Asofamd), Ruth Llanos, espera que, a partir del acceso a los documentos confidenciales, se pueda concretar el “derecho a la verdad, porque sin verdad no hay memoria, ni justicia”.

Los archivos abarcan sobre todo las acciones diplomáticas del gobierno dictatorial de Hugo Banzer Suárez (1971-1978), parte del Plan Cóndor, una operación coordinada por militares de los países del Cono Sur para eliminar a los dirigentes de izquierda.

La desclasificación incluye los archivos diplomáticos del gobierno del militar René Barrientos, bajo cuyo mandato se produjo la aniquilación de la guerrilla del revolucionario argentino cubano Ernesto Che Guevara, que fue ejecutado el 9 de octubre de 1967.

Choquehuanca pidió a sus colegas de otros ministerios que también busquen y desclasifique los documentos de las dictaduras.

Asofamd, otras organizaciones de derechos humanos y varios fiscales han solicitado muchas veces a las Fuerzas Armadas que abran sus archivos sobre las dictaduras para conocer datos sobre varias personalidades de izquierda desaparecidas, pero la respuesta de los militares siempre fue que los documentos clasificados no existen.

La Razón