La XXI Cumbre Social del Mercado Común del Sur (Mercosur) rinde un homenaje al líder de la revolución cubana, comandante Fidel Castro Ruz, quien falleció el pasado viernes 25 de noviembre, así lo expresa la declaración final de las organizaciones y movimientos sociales de los países miembros del bloque suramericano.

“Homenajeamos en esta Cumbre al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y expresamos nuestro profundo pesar por el fallecimiento de quien representa la dignidad de los pueblos del mundo en rebeldía contra el imperialismo”, expresa el documento.

Reconocen al Líder de la revolución cubana como un referente histórico de altos valores éticos socialistas revolucionarios, en la declaración que fue leída por el integrante del movimiento social Pequeño Gran Mundo, Ricardo Guerrero, durante el acto de clausura de la XXI Cumbre Social del Mercosur, realizado en la sede de la Unearte, en Caracas.

Por otra parte, las organizaciones y movimientos sociales manifestaron su respaldo a Venezuela y a su gobierno representado por el presidente Nicolás Maduro Moros, a ejercer la Presidencia Pro Témpore del referido bloque suramericano.

“Denunciamos la pretensión de algunos gobiernos el MERCOSUR, de querer aplicar sanciones ilegales a Venezuela en su condición de Estado Parte del bloque, lo cual representa un grave peligro para la integración”, expresa el texto.

A continuación la declaración final íntegra:

Declaración Política de la XXI Cumbre Social del MERCOSUR

Caracas, 28 y 29 de noviembre de 2016

Reunidos en la ciudad de Caracas, República Bolivariana de Venezuela, los días 28 y 29 de noviembre de 2016, las organizaciones y movimientos sociales de los países miembros del MERCOSUR, nos encontramos en esta tierra de unión, de identidad con nuestro indoafroamerianismo y de acciones nobles, justas y solidarias como lo es Venezuela, con un proceso sociopolítico, amoroso y humanista que nos ha permitido reencontrarnos en los sueños, la esperanza del buen vivir para nuestros pueblos. Con estas premisas y a través del análisis histórico, utilizando categorías del pensamiento crítico, dialéctico, de la reflexión colectiva constructiva y del compromiso social de acercarnos a los pobres, oprimidos y excluidos, manifestamos:

1. En primer lugar, homenajeamos en esta Cumbre al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y expresamos nuestro profundo pesar por el fallecimiento de quien representa la dignidad de los pueblos del mundo en rebeldía contra el imperialismo, así como un referente histórico de altos valores éticos socialistas revolucionarios; y con Martí decimos: “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la Vida”.

2. Nuestro apoyo fraternal y combativo al pleno derecho de la República Bolivariana de Venezuela, y de su gobierno representado por el presidente Nicolás Maduro Moros, a ejercer la Presidencia Pro Témpore del MERCOSUR y continuar la destacada labor iniciada por los Presidentes Chávez, Kirchner y Lula de construir colectiva y participativamente el verdadero poder popular del MERCOSUR, y como dijo la Canciller Venezolana “…Venezuela ni se va ni la sacan del MERCOSUR, porque Venezuela se respeta”.

3. Denunciamos la pretensión de algunos gobiernos el MERCOSUR, de querer aplicar sanciones ilegales a Venezuela en su condición de Estado Parte del bloque, lo cual representa un grave peligro para la integración y dejará abierta una herida de división intolerable entre nuestras naciones hermanas.

4. Como respuesta a estas posibles sanciones, el Movimiento Popular Suramericano se movilizará el próximo 01 de diciembre a las Embajadas de Venezuela en los países del MERCOSUR en solidaridad con Venezuela y en repudio a las acciones de la nueva Triple Alianza del Sur.

5. Manifestamos nuestro irrestricto apoyo a la Revolución Bolivariana de Venezuela y apoyamos la valentía e inteligencia de su pueblo y gobierno para enfrentar la brutal guerra económica y mediática a la que es sometida, y a la que resiste mediante la unidad de sus organizaciones y movimientos sociales en acción permanente.

6. Respaldamos el reclamo legítimo de Venezuela sobre el Esequibo y exigimos la derogación del Decreto de los Estados Unidos contra Venezuela declarándola una amenaza inusual y extraordinaria a su seguridad. De igual manera, nos solidarizamos ante el reclamo legítimo de Argentina por la soberanía sobre las Islas Malvinas, Antártida e islas del Atlántico Sur, así como el derecho de Bolivia para el acceso al mar. Asimismo, manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo Palestino y Sirio.

7. Rechazamos contundentemente el golpe parlamentario en contra de la Presidenta Constitucional del Brasil, compañera Dilma Rousseff, que violenta la voluntad popular del pueblo brasileño, experiencia ya conocida por los pueblos del Paraguay y Honduras, que dan como resultados la nueva implementación del modelo neoliberal en América Latina con la pretensión de retornar a un modelo de integración regional abierto conducido por las corporaciones y grupos económicos.

8. Exigimos el cese de la persecución y exterminio contra los movimientos y organizaciones populares en Colombia, así como exigimos la libertad de los presos políticos de Curuguaty, de la compañera parlamentaria del MERCOSUR Milagros Salas y el cese inmediato de la criminalización de la lucha social en Paraguay, Brasil, Argentina y de toda nuestra América Latina.

9. Ratificamos el compromiso para continuar luchando por la democratización de los derechos sociales y políticos de nuestros pueblos como educación, salud, vivienda, cultura y trabajo justo y digno. Requerimos el desarrollo efectivo del derecho a la educación gratuita, obligatoria, de calidad y laica en los diversos Estados del MERCOSUR.

Asimismo, como resultado de la reflexión crítica de nuestras mesas de trabajo, exhortamos a:

10. Incentivar la producción agrícola y agropecuaria comunitaria en la región a través de las redes de solidaridad internacional y complementariedad, tomando en cuenta los programas desarrollados para impulsar la producción local y la diversificación de los mismos para el autoabastecimiento a pequeña y mediana escala. En nuestro camino de la soberanía alimentaria rechazamos a Monsanto y su intento junto a Bayer por el control hegemónico de la alimentación de nuestros pueblos.

11. Establecer un proceso de formación y movilización que implique la unidad social de los pueblos para lograr una conciencia de clase, para construir una nueva cultura política sin privilegios, que erradique la desigualdad, las élites, la burocracia, el lucro fácil y la corrupción.

12. Promover y consolidar la democratización y formas participativas de comunicación para la soberanía y el buen vivir, que reivindiquen nuestro acervo cultural y eviten caer en la tentación de reproducir modelos hegemónicos que lleven a la dominación y se alejen del verdadero sentido de liberación que exigen los pueblos. Proponemos la creación de una plataforma digital que consolide todos los medios alternativos de los movimientos sociales.

13. Impulsar la creación de un centro de producción y comercialización de métodos preventivos y anticonceptivos pensados para la sexualidad femenina. Convocar y agrupar a los colectivos regionales y proponer una metodología que nos lleve a la construcción de un plan que exprese la forma en que las comunidades necesitan apoyo y organización para promover la cultura del cuidado de la vida.

14. Crear un equipo de coordinación permanente con los movimientos sociales regionales, campesinos, obreros y sindicatos, dirigencias comunales, personas con discapacidad, indígenas, sexo diversos (LGBTI), migrantes, afrodescendientes, estudiantes, organizaciones juveniles, movimientos ecologistas, mujeres, profesionales y técnicos, adultos mayores, para denunciar los delitos contra los derechos humanos en los países miembros y asociados del Mercosur.

15. Crear una Agenda Común para el trabajo de las organizaciones y movimientos sociales del MERCOSUR para debatir asimetrías e impedimentos que imposibilitan la integración comercial, intercambio de experiencias, conocimiento e información, que permitan el uso armónico de nuestras materias primas, su industrialización y distribución de manera justa.

16. Reconocemos las plataformas de integración como ALBA-TCP, UNASUR, CELAC, Petrocaribe, Comunidad Andina, que junto a MERCOSUR deben abrir sus puertas a los movimientos sociales para la resolución de los problemas sociales de América Latina y el Caribe, con el propósito de alcanzar el buen vivir.

17. Crear Consejos Nacionales de Movimientos Sociales en cada país con presencia regional para ir conformando una instancia coordinadora de movimientos sociales continentales con la tarea prioritaria de convocar las próximas Cumbres de los Pueblos y continuar con la permanente articulación y solidaridad internacional para seguir apoyando los pueblos y gobiernos humanistas. Venezuela asumiría la primera convocatoria.

18. Recuperar la articulación de la Unidad de Apoyo a la Participación Social del MERCOSUR (UPS) y apoyar firmemente la dimensión social de la integración, mediante equipos de coordinación permanente entre movimientos populares.

19. Finalmente, los movimientos sociales representados en esta Cumbre Social agradecen al pueblo y al Gobierno Bolivariano de Venezuela por su hospitalidad al haber acogido esta XXI Cumbre Social del MERCOSUR y saludan la memoria incólume del Comandante Chávez.

20. Culminamos con un pensamiento del Comandante Fidel Castro Ruz: “Argumentos tenemos millones para defendernos; el capitalismo es indefendible, el imperialismo es indefendible; el socialismo, cualesquiera que sean los errores que puedan cometer los hombres –y no habrá ninguna obra humana en que los hombres no cometan errores-, es lo más noble, lo más justo y lo más digno que se pueda llevar a cabo”.

En la ciudad de Caracas a los veintinueve (29) días del mes de noviembre de dos mil dieciséis (2016).

Correo del Orinoco