El senador Fernando Lugo insistió ayer en que se deje en manos de la Corte Suprema de Justicia la resolución de una eventual acción de certeza constitucional que promovería el Partido Colorado sobre su situación política, y que la máxima instancia judicial sea la que opine si puede o no ser reelecto para la presidencia de la República.

Consideró una torpeza la acción de los colorados en su contra, pero al mismo tiempo agradeció que le hagan propaganda gratis, y trató de “imbéciles” a los asesores del presidente Horacio Cartes.

“En la Biblia dice que el número de los imbéciles es incontable y lastimosamente creo que hay mucha gente así en la asesoría política del presidente”, disparó el legislador.

Negó que esté haciendo campaña política, aunque admitió que si existen condiciones inscribiría su candidatura, alegando que no tiene impedimento legal.

El ex presidente de la República manifestó a los periodistas acreditados en el Senado que tenía cuatro opciones: irse a su casa; presentarse como candidato a gobernador en Itapúa; ser diputado o senador; o postularse para la presidencia.

“Los únicos que pueden decir sobre la legalidad es la Corte. Son los encargados de la aplicación y la interpretación de la Constitución”, sostuvo.

“Quiero que me digan en el artículo de las inhabilidades si está contemplado alguien con las características mías. No encontré. Si encuentran, me muestran”, manifestó.

Alegó que la Constitución Nacional garantiza la igualdad y la no discriminación.

“No quiero polemizar ni ponerle más nafta al fuego (…) dejemos de opinar los opinólogos. Hay inflación de opinólogos. Dejemos a quien corresponda y a quienes cortan la torta”, sugirió el senador.

“Si se dan las condiciones y hay un grupo significativo que apuesta a la posibilidad de la candidatura de Fernando Lugo, por supuesto inscribiré mi candidatura”, sentenció.

Hizo escuchar un audio con la canción Lugo tiene corazón, en la que invitaba a un acto en Pilar, donde no se habla de su candidatura.

Última Hora