Autoridades ministeriales exhumaron 32 cuerpos y nueve cabezas cercenadas de 20 fosas clandestinas localizadas en el cerro de Tenanchitla, en las inmediaciones del poblado indígena de Poachahuixco, perteneciente al municipio de Zitlala.

En un comunicado de la Fiscalía General del estado (FGE) se informó que hasta el momento ninguno de los cadáveres y restos humanos ha sido identificado, y que se integró la carpeta de investigación 120401902200196211116 por el delito de homicidio en contra de quien resulte responsable.

Los restos fueron trasladados al Servicio Médico Forense de esta capital, donde se realizan las diligencias para su identificación.

Según el texto de la FGE, si bien las labores de excavación concluyeron este jueves, efectivos del Ejército realizarán una exploración en las inmediaciones del lugar para determinar si existen más fosas clandestinas.

De esta forma concluyeron los trabajos periciales en ese cementerio ilegal hallado hace cuatro días en esa franja que se disputan Los Rojos y Los Ardillos por el control de las zonas de producción y trasiego de heroína.

La confrontación entre ambas bandas criminales ha dejado cientos de homicidios y desaparecidos en los municipios de Chilapa, Zitlala, Tixtla y esta ciudad, pese a que las autoridades gubernamentales tienen identificados plenamente a los generadores de la violencia en la zona, entre ellos Zenén Nava Sánchez y los hermanos del dirigente perredista Bernardo Ortega Jiménez.

Proceso