Legisladores de las cámaras de Diputados y Senadores hicieron un reconocimiento a la trayectoría y el legado del líder hístorico de la revolución cubana, comandante Fidel Castro Ruz, quien falleció el pasado viernes en La Habana, Cuba.

El pleno del Senado guardó un minuto de silencio en su memoria. Todos los grupos parlamentarios coincidieron en que se trata de un referente del siglo XX. En tanto, representantes de diversas fuerzas políticas en San Lázaro ponderaron el papel histórico del ex presidente cubano y evocaron la relación estrecha entre México y Cuba.

La presidenta en funciones de la mesa directiva del Senado, la priísta Blanca Alcalá, leyó un extracto del discurso que pronunció el líder revolucionario el 8 de enero de 1959, en La Habana, Cuba: Sé, además, que nunca más en nuestras vidas volveremos a presenciar una muchedumbre semejante, excepto en otra ocasión, en que estoy seguro se van a volver a reunir las muchedumbres, y es el día en que muramos; porque nosotros, cuando nos tengan que llevar a la tumba, ese día se volverá a reunir tanta gente como, precisamente, el día de hoy.

Al fijar la postura de su partido, María del Rocío Pineda, también del PRI, subrayó desde la tribuna: sin duda, Fidel Castro, como líder de la revolución cubana, fue una figura central que marcó un hito en la historia política del siglo XX.

Patria es humanidad

En la Cámara de Diputados, Jorge Álvarez Maynez, de Movimiento Ciudadano, adujo: “en Movimiento Ciudadano no vamos a avalar ni tampoco caer en el extremo de tener una mirada acrítica sobre el gobierno de Fidel Castro. Nosotros no creemos que haya forma de validar la ausencia de libertades políticas ni en Cuba ni en ningún pueblo que componga la humanidad, porque como dijo Martí ‘Patria es humanidad’, y esa es la visión que tenemos”.

Virgilio Caballero Pedraza, de Morena, recordó que en la actualidad Cuba es vanguardia en diferentes campos, y este es el legado de Fidel Castro al mundo. Cuba tiene convenios con 67 países en materia de salud, deporte, educación. Más de 75 mil voluntarios cubanos laboran en 89 países, sobre todo en las esferas de la salud y la educación.

Se han graduado en la isla 68 mil profesionales y técnicos de 157 naciones. De ellos, 30 mil en materia de salud. Las brigadas de la isla han brindado atención médica a los pueblos haitiano, de Angola, Namibia y Sudáfrica desde 1998, y su trabajo en la erradicación del cólera, el ébola y otras epidemias ha sido calificado como heroico por la ONU.

Durante la sesión ordinaria de ayer en San Lázaro, la diputada Nancy Sánchez Arredondo (PRI) consideró que durante más de medio siglo la figura de Fidel Castro simbolizó la esperanza de redención de un pueblo oprimido, el valor para enfrentar desafíos en condiciones de franca desigualdad; el tesón y la perseverancia para avanzar en medio de la peor adversidad.

Por su parte, la senadora Mariana Gómez del Campo (PAN) resaltó que en el análisis histórico “hay que distinguir un hecho innegable: Fidel Castro puso a Cuba en el centro del mundo en diversas ocasiones.

Cuando dirigió su revolución, en 1959, provocando la caída de Fulgencio Batista; al declarar su revolución como marxista en 1961, estableciendo el primer Estado socialista del continente.

En tribuna, su homólogo Luis Sánchez, en nombre propio y de la legisladora Dolores Padierna (PRD), apuntó: Fidel Castro fue un líder absolutamente particular y un político notable, invencible en su papel de estratega. No sólo se reveló contra la tiranía de Batista, contra el hambre, la injusticia y la desigualdad, sino que desafió las nociones más aceptadas sobre lo que es posible e imposible en política.

La Jornada