La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos (RNDDH) exigió al gobierno de Sonora y a la Secretaría de Gobernación que cesen las prácticas intimidatorias contra las personas que se oponen al gasoducto que está en construcción en el territorio de los 8 pueblos de la tribu Yaqui y frenen cualquier intento de incriminación a las indígenas que integran la organización Jamut Boo’o.

La coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos (Rnddhm), Flor Goche, dijo en entrevista con Cimacnoticias que enviaron un comunicado al gobierno federal y estatal para que garanticen los derechos de la etnia Yaqui y den medidas de protección y seguridad a las mujeres que promueven los Derechos Humanos.

La Red de defensoras (con presencia en 23 estados del país e integrada por 222 mujeres defensoras y periodistas) reprobó la violencia generada en la comunidad de la Loma de Bácum y expresó su preocupación por la vida e integridad física y psicológica de las personas que viven en ese lugar, quienes han recibido amenazas de quema de sus casas si continúan en la defensa de su territorio.

Flor Goche dijo que la Segob tiene la responsabilidad de actuar para coordinar las acciones de seguridad para la comunidad Yaqui a través de su Subsecretaría de Derechos Humanos porque la empresa IEnova (Sempra Energy) está construyendo un ducto que transportará gas natural sin previa consulta colectiva con las y los habitantes de la comunidad y estaría a un kilómetro de distancia de sus hogares.

Explicó que se dirigieron también al Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas a cargo de Sara Irene Herrerías, para que active las medidas de seguridad para las mujeres indígenas que integran la agrupación Jamut Boo’o (Camino de mujer) y de otras que de manera independiente promueven la defensa del territorio y de los derechos de los pueblos indígenas.

La defensora dijo que a las mujeres se les criminaliza al hacerlas responsables de provocar las agresiones que se suscitaron el día 21 de octubre, día en el que habitantes de la Loma de Guamuchil atacaron a los habitantes de la Loma de Bácum, por oponerse a la construcción del ducto de gas natural, cuando este enfrentamiento fue provocado por la misma empresa al realizar consultas de su megaproyecto de manera individual a cada uno de los 8 pueblos de la etnia Yaqui.

En cuanto al gobierno del estado y al Supremo Tribunal de Justicia de Sonora, dijo que se les llamó para que hagan cumplir la sentencia emitida el 6 de abril por el Juzgado Séptimo de Distrito que ordena la suspensión de la obra del ducto realizada por la empresa IEnova (Sempra Energy) como respuesta al amparo interpuesto por la comunidad de la Loma de Bácum con número de expediente 312/2016.

MUJERES YAQUIS PIDEN APOYO DE LA ONU

Una de las mujeres que está bajo amenaza por oponerse a la construcción del ducto, cuyo nombre queda bajo anonimato por cuestiones de seguridad, dijo a Cimacnoticias que entregaron un documento a la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, en donde solicitan apoyo del organismo internacional para que emita recomendaciones al Estado mexicano y cese las prácticas de violación a los Derechos Humanos de los pueblos indígenas que se han registrado con la construcción de megaproyectos.

En específico, solicitaron que ordene garantizar los Derechos Humanos de la etnia Yaqui por la construcción del ducto de gas natural. La activista Yaqui viajó a la Ciudad de México para entregarle a la Relatora Especial el documento, ya que la funcionaria se encuentra de visita en nuestro país donde tendrá actividades en el Congreso de la Unión y en un coloquio organizado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

Bajo Palabra