Organizaciones sociales y colectivos demandaron en el Senado establecer la alerta de género nacional, debido al incremento de violencia contra mujeres y los feminicidios.

La legisladora independiente Martha Tagle señaló que pese a los esfuerzos realizados a partir de la promulgación –hace 10 años– de la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en promedio ocurren siete feminicidios al día, por lo que es necesario la alerta de género nacional.

Explicó que para llevar a cabo esa medida se requiere una petición expresa de gobiernos estatales o municipales o de organizaciones de la sociedad civil ante la Secretaría de Gobernación; sin embargo, dijo que se trata de un trámite burocrático que lleva mucho tiempo.

En la actualidad, expuso, la dependencia tiene registradas solicitudes de 22 estados aún sin resolver, mientras persiste el aumento de la violencia contra mujeres en todo el país. Agregó que son necesarias la movilización y mayor denuncia, a fin de que se haga conciencia en la sociedad de las implicaciones del problema y de la urgencia de poner un alto a esta epidemia llamada feminicidio.

Al respecto, la directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa, resaltó que la falta de atención de las autoridades es evidente, pues dentro de las políticas públicas no se prevé ningún tipo de apoyo a las organizaciones sociales que dan respaldo a las víctimas.

Durante la reunión se presentaron testimonios, entre ellos el de Samantha Hilario, quien relató que su hermana fue asesinada sin que se investigue el móvil.

Precisó que su familiar fue secuestrada en la Ciudad de México y su cuerpo apareció en Guerrero, pero las autoridades de ambas entidades se deslindan mutuamente de cualquier responsabilidad.

También ofrecieron testimonios Raquel Contreras y María Vargas, quienes narraron que fueron agredidas por sus respectivas parejas.

La Jornada