Con el objetivo de apoyar la integración local de la población refugiada que reside en Panamá, la Oficina para la Atención de Refugiados (ONPAR) realizó el foro “Buenas Prácticas de Costa Rica en Materia de Refugiados”.

El evento que estuvo dirigido a funcionarios de instituciones gubernamentales, representantes de organizaciones no gubernamentales y sector privado, se desarrolló con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y con la participación de expositoras del sector público y privado de Costa Rica.

A través de la iniciativa se busca que los refugiados puedan desarrollarse en igualdad de condiciones que los nacionales, accediendo a puestos de trabajo en el mercado laboral formal y promoviendo su participación activa en el sistema económico, productivo y cultural de Panamá.

“El objetivo de la integración local es potenciar la capacidad que tienen los refugiados para lograr una autosuficiencia y vivir una vida de manera digna y productiva, en definitiva que se inserten en la vida social en particular de su comunidad pero también del país sin temor a la discriminación o a la hostilidad”, destacó José Samaniego, representante Regional de ACNUR para América Central, Cuba y México.

Temas relacionados con la población solicitante de refugio y refugiada en Costa Rica y los procesos de integración con la Dirección de Desarrollo Humano e Integración, oportunidades laborales: sus procesos y sus beneficiarios y sobre la responsabilidad social empresarial, retos y modalidades de trabajo, fueron algunos de los abordados durante el foro.

“A través de estas buenas prácticas que se presentaron por parte del hermano país de Costa Rica se busca identificar cuáles son los vacíos que se tienen actualmente y que estos modelos sirvan de apoyo para lograr ese alcance que se quiere que es integrar a los refugiados y que formen parte de la sociedad y no se sientan excluidos”, resaltó Crismar Álvarez directora de Onpar encargada.

Por su parte Gisela De León, asesora del Ministerio de Gobierno en representación de la viceministra de Gobierno, María Luisa Romero, agradeció a la ACNUR por acompañar en los distintos esfuerzos que viene haciendo el Mingob para procurar las garantías del pleno respeto de las obligaciones que surgen a partir de la Convención de Naciones Unidas sobre el estatuto de refugiado y añadió que actualmente Panamá trabaja en una propuesta de reforma al Decreto Ejecutivo 23 de 1998 que regula el procedimiento para la determinación del estatuto de refugiado para adecuarlo a los estándares internacionales.

Telemetro