Paro de funcionarios genera caos en lado chileno y el comercio exterior boliviano permanece en vilo

El paro sostenido de funcionarios chilenos que ya suma con esta jornada 13 días, ha generado en la frontera un caos que raya en hechos de violencia y afecta a los transportistas y vehículos bolivianos.

El comercio exterior está vilo ante la imposibilidad, incluso, de descargar la mercancía destinada al propio Santiago pues la Aduana y el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) paran actividades en su territorio.

“ Estoy desde el 27 de octubre, con tantos problemas hemos pasado Todo Santos, el jueves hemos pasado en frontera en Chungará, la Aduana hace un paro de media hora por carro, el SAG hace lo mismo, en la balanza pasa lo mismo, estamos en un caos. Hay choques, se han sacado parabrisas retrovisores, han roto carpas. Y aparte de eso no hay ni comida en la frontera Chungará”, relató a la estatal Patria Nueva Edgar Quintana, uno de los 1.500 transportistas afectados.

El Gobierno de Chile aseguró que los servicios son normales y que el conflicto advertido por Bolivia es “ficticio”. Así lo confirmó el ministro de relaciones Exteriores chileno, Heraldo Muñoz. Si bien en lado boliviano no se registra gran perjuicio, el cónsul de Bolivia en Chile, Elmer Catarina, denunció que existen filas de vehículos que se extienden por kilómetros en el lado chileno.

“Ellos (en Chile) manifiestan que es regular (el servicio), pero no es así. La convocatoria de paros por parte de Aduana y SAG en Chile dice textual: ‘ Carga: ralentización del control y revisión de las cargas de importación de y de exportación”. No son falacias, existe paro y hay un perjucio directo a nuestra economía” reclamó el cónsul de Bolivia en Chile, Elmer Catarina, en contacto con el mismo medio.

En las últimas horas, la Asociación Nacionales de Empleados Fiscales (ANEF) de Chile asumió continuar con sus medidas de presión en contra de la administración de la presidenta Michelle Bachelet por un ajuste salarial.

“Debemos mantener el paro y buscar acciones que nos permitan actuar en conjunto”, señaló Raúl De la Puente, uno de los principales representantes de los empleados públicos chilenos.

La entidad sindical distribuyó instructivos con la orden expresa de paralizar las actividades en las reparticiones estatales, entre ellas la Aduana y el SAG. “Cierre de lugares de trabajo: En los Servicios Públicos, a partir de las 08.00 horas. (salvo turnos de emergencia y casos excepcionales), no se realizan labores habituales, no se atiende público ni teléfonos”, reseña el comunicado.

El Gobierno envió a la frontera agua y raciones secas para alimentar a los connacionales, pero en el lado chileno la situación es insostenible pos la escases de estos insumos.

“ Los viáticos son insuficientes, no tienen comida y no tienen acceso a servicios de higiene personal, hay una clara violación a los derechos humanos”, reclamó Catarina quien dijo tener fotografías de estas vulneraciones al libre tránsito de la carga nacional comprometido por el vecino en el Tratado de 1904, un documento bilateral suscrito para compensar por los “daños” de la usurpación de la costa boliviana.

Los efectos de esta tensa situación también afectan a los camioneros chilenos que cubren rutas internacionales. Catarina, citando medios escritos de Arica, dijo que 160 camioneros que transitan por Chungará y Tacna (Perú) contabilizaron pérdidas por más de un millón de dólares.

“Imagínense cuál será la situación nuestra que por día son 400 o 500 camiones y han estado haciendo fila en Chungará unos 1500 camiones”, dijo el diplomático boliviano destinado en Arica.

Los paros del sector público chileno comenzaron el 20 y 21 de octubre, cuando se declaró la primera huela de 48 horas. A ellas se sumaron los paros de 72 horas del 26, 27 y 28 del mismo mes y del 2, 3 y 4 de noviembre. En esta última, se sumó el cese de labores por el feriado del 31 de octubre (Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes) y 1 de noviembre por Todos los Santos.

El lunes de esta semana, el sector reactivó sus protestas con un paro de 48 horas y este miércoles los trabajadores chilenos decidieron proseguir con la medida hasta el viernes 11.

Es el perjuicio más grande al comercio exterior nacional registrado en los últimos años y solo es comparable al paro de nueve días consecutivos propiciado por trabajadores de la Aduana chilena en mayo de 2015.

Bolivia instaló un nuevo reclamo ante la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), organismo comercial que en 2014 registró la demanda boliviana contra Chile por las vulneraciones del Acuerdo sobre Transporte Internacional Terrestre (ATIT), en tanto empresarios y transportistas contabilizan los daños económicos.

La Razón