Bolivia pide a Chile solucionar el conflicto de sus funcionarios en vez de mentir sobre el libre tránsito

El gobierno boliviano demandó este lunes a la administración de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, enfocarse en solucionar el conflicto de sus funcionarios en la frontera con Bolivia, antes que en buscar excusas para justificar las vulneraciones al compromiso de libre tránsito en la frontera. Lamentó que la administración chilena “falté nuevamente a la verdad” en este asunto.

El llamado a solucionar el conflicto fue dado a conocer mediante un comunicado difundido por la Cancillería, en el que se menciona que el Gobierno chileno “denota la falta de interés por resolver las demandas de sus trabajadores”, con lo que afecta a cientos de transportistas bolivianos en las carreteras de conexión entre ambos países.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores llama una vez más al Gobierno de Chile a concentrar sus esfuerzos en atender las demandas de sus trabajadores, en vez de formular burdas excusas y justificaciones para incumplimientos flagrantes a sus compromisos y evitar de esa forma que se concreten los nuevos anuncios de paros y huelgas en los próximos días”, demanda la Cancillería en el comunicado.

Entre el jueves 20 y viernes 21 de la pasada semana, hubo un paro de los funcionarios aduaneros chilenos en demanda de un ajuste salarial, que dejó parados a más de 2.000 camiones en la frontera. El paro interrumpió los servicios de control fronterizo de Chungará y el embarque y desembarque de carga boliviana en la Terminal Puerto de Arica (TPA).

“Bolivia responsabiliza al Gobierno de Chile por las millonarias pérdidas que se vienen generando producto de su propia negligencia y el incumplimiento de tratados bilaterales, exigiendo el inmediato resarcimiento por el enorme perjuicio al pueblo boliviano”, apunta el comunicado de la Cancillería.

En esa línea, el presidente Evo Morales denunció esta mañana mediante su cuenta en Twitter que los paros sistemáticos de funcionarios públicos en Chile “estrangulan” al comercio internacional boliviano. El transporte pesado reportó la perdida de al menos un millón de dólares por el paro de 48 horas, el 20 y 21 de octubre, en Chile.

La Cancillería lamentó además que el Gobierno de Chile “falte nuevamente a la verdad” al catalogar a la movilización de los funcionarios chilenos como un “conflicto ficticio” y al asegurar que existen las garantías para el funcionamiento de los puertos fronterizos pese al paro.

“La realidad es fácilmente verificable a través de las imágenes de testimonios recogidos por los medios de comunicación de ambos países que muestran más de 3.000 camiones parados (1.500 por lado)”, señala su comunicado.

Los funcionarios públicos de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) anunciaron para este mioércoles un nuevo paro, tomando en cuenta que sábado y domingo son días no laborables y que este lunes y martes son días feriados en ese país por el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, y por el Día de Todos los Santos.

El Tratado de 1904, firmado tras la invasión chilena y posterior guerra de 1879 que terminó por cercenar a Bolivia su cualidad marítima, garantiza el libre tránsito al comercio de exportación e importación.

La Razón


COMUNICADO

El Ministerio de Relaciones Exteriores lamenta que el gobierno de Chile falte nuevamente a la verdad

Comunicado

El Ministerio de Relaciones Exteriores lamenta que el gobierno de Chile, en vez de asumir la responsabilidad de sus constantes incumplimientos con el Libre Tránsito comprometido con Bolivia, falte nuevamente a la verdad, subestimando a la opinión pública al catalogar de “conflicto ficticio” los paros de sus trabajadores y el consecuente estrangulamiento del Comercio Exterior boliviano, asegurando que garantiza el funcionamiento de los puntos fronterizos pese al paro, cuando la realidad es fácilmente verificable a través de las imágenes y testimonios recogidos por los medios de comunicación de ambos países que muestran a más de 3,000 camiones parados (1,500 por lado) que se encuentran impedidos de transitar.

El gobierno chileno prefiere faltar a la verdad antes que atender las demandas de sus propios trabajadores, esta negligencia ocasiona enormes pérdidas que asume el pueblo boliviano. Esta penosa actitud, además de denotar la falta de interés por resolver las demandas de sus trabajadores, muestra la falta de sensibilidad por los miles de transportistas que se encuentran por días esperando a ser atendidos, prohibiéndoles cruzar la frontera para abastecerse de agua, comida y atender necesidades básicas, debiendo soportar temperaturas muy bajas, a más 4.000 metros de altura con muy pocos alimentos.

El Gobierno chileno pretende responsabilizar a Bolivia de “entorpecer la fluidez de los pasos fronterizos” al no establecer el régimen de doble cabecera. Al respecto se aclara que no se ha re establecido este régimen debido a que esto implica que parte de los funcionarios bolivianos deban trasladarse a Chungará, donde Chile no ofrece las condiciones mínimas para trabajar. Chile pretende obligar a funcionarios bolivianos a prestar servicios en las mismas condiciones que a sus funcionarios que desarrollan sus actividades en antiguos contenedores improvisados como oficinas, en espacios muy reducidos y precarios, sin considerar las condiciones climáticas de la zona y sin las garantías de conectividad y suministro eléctrico que requieren los sistemas informáticos para operar.

Respecto a la afirmación de que el gobierno boliviano protesta en contra de la movilización de trabajadores chilenos, se aclara que el Gobierno de Bolivia respeta y respalda el derecho de todos los trabajadores de reivindicar sus derechos y expresar libremente su inconformidad y descontento por el accionar de sus autoridades. La denuncia de Bolivia es contra el Gobierno de Chile, por incumplir con sus compromisos de Estado a Estado y obstaculizar el Comercio Exterior Boliviano privilegiando las políticas de privatización de los puertos y la defensa de capitales privados antes que el cumplimiento de sus compromisos y de la atención de las demandas de sus propios trabajadores víctimas de un brutal modelo neoliberal.

El Gobierno de Chile, subestima una vez más la inteligencia de la opinión pública al pretender comparar el puerto de Rosario y Puerto Bush (distantes a miles de kilómetros del Océano) con el acceso irrestricto e incondicional que comprometió Chile a Bolivia por su territorio y sus puertos en el Océano Pacífico. El reconocimiento por parte de Chile de que el 80% de lo que transita por Arica es carga boliviana, se constituye en un reconocimiento de que la empresa privada que opera en condiciones monopólicas este puerto, genera sus millonarias utilidades aprovechando el injusto enclaustramiento al que somete a Bolivia, sin permitir que sean los propios bolivianos quienes inviertan en el puerto que opera su carga.

El Ministerio de Relaciones Exteriores llama una vez más al gobierno de Chile a concentrar sus esfuerzos en atender las demandas de sus trabajadores, en vez de formular burdas excusas y justificaciones para incumplimientos flagrantes a sus compromisos y evitar de esta forma que se concreten los nuevos anuncios de paros y huelgas en los próximos días. Bolivia responsabiliza al Gobierno de Chile por las millonarias pérdidas que se vienen generando producto de su propia negligencia y el incumplimiento de tratados bilaterales, exigiendo el inmediato resarcimiento por el enorme perjuicio al pueblo boliviano.

La Paz, 31 de octubre de 2016

Cancillería