Mientras la mayoría de los venezolanos están pendientes al diálogo entre el gobierno y la oposición en busca de salidas a la crisis en el país, otros siguen empecinados en la desestabilización y la violencia como las vías propicias para derrocar al gobierno.

En esos menesteres anda por estos días la venezolana, opositora al gobierno,  Rocía Guijarro Saucedo, directora ejecutiva del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad), una organización no gubernamental (ONG) que recordada participación directa en el golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez en 2002. Es más, fue una de las firmantes del decreto golpista del breve dictador Pedro Carmona Estanga.

Cedice, su financiamiento y su activismo

Desde su fundación en 1984, Cedice ha operado bajo la fachada de la defensa de la libre empresa, mientras detrás del telón se ha mantenido como una de las Ongs venezolanas más participativas en los planes de desestabilización de la oposición venezolana, siguiendo a pies juntilla los intereses y dictados de la embajada estadounidense en Caracas.

El financiamiento de Cedice tiene hoja de ruta directa desde Washington, con fondos directos de la National Endowment for Democracy (NED), una organización pantalla que opera bajo las sombras de la central estadounidense de inteligencia CIA. Tan solo en 2015 –y según cifras oficiales- la NED destinó a sus operadores en Venezuela la cifra de un millón 908 mil 87 dólares. La mitad de ellos fue destinada a acciones desestabilizadoras de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2014, y el resto fue para financiar a las ONG que acompañan estos planes, como Provea, el Foro Penal Venezolano, el Observatorio Venezolano y Cedice.

El Cedice fue “bendecido” en 2015 con 160 mil 813 dólares provenientes de la NED, dinero que utilizó Guijarro para pasearse por Latinoamérica y Europa con su buen amigo y mentor el escritor peruano Mario Vargas Llosa, enarbolando la tesis que Venezuela sufre una grave crisis económica (lo que, obviamente, no impide que ellos se pasen viajando) y que ya era hora de cambiar el “régimen”.

Los esfuerzos desplegados por Cedice en la victoria opositora en los comicios parlamentarios, le valieron nuevamente su nominación a los premios Templeton, que otorgan las fundaciones apadrinadas por el Departamento de Estado, Atlas Network y Templeton, a organizaciones “defensoras de la libertad”, y sobre todo los valores capitalistas y los intereses estadounidenses y de las empresas trasnacionales.

Guijarro no pudo embolsarse los 100 mil dólares del premio, pero fue compensada con 25 mil dólares de “premio consuelo” y aliciente y garantía para que continuara la  faena en 2016.

Nueva presidenta de Relial

Este 2016 no ha sido la excepción: Guijarro está viviendo meses muy activos, en los cuales se ha posicionado como una de las piezas claves del esquema subversivo de Washington para sepultar el proceso bolivariano, y como premio a su labor fue electa presidenta de la Red Liberal de América Latina (Relial), organización subversiva que agrupa a numerosos tanques de pensamiento y partidos políticos derechistas desde 2004, y trabaja con el apoyo –y financiamiento- de la Fundación alemana Friedrich Naumann y de otras cuatro instituciones que trabajan en conjunto con la red en Gran Bretaña, España y Estados Unidos. Es también organización cooperante de la Internacional Liberal.

Su designación tuvo lugar en el marco de la conferencia anual de Relial, celebrada el 14 y 15 de octubre pasado, en Santa Cruz, Bolivia. Uno de los temas centrales de la reunión fue la situación en Venezuela y la coordinación de acciones a emprender para acabar con el gobierno constitucional de Nicolás Maduro, acordándose impulsar también desde las redes sociales campañas mediáticas contra Venezuela, basadas en la supuesta falta de democracia y las violaciones a los derechos humanos.

La primera acción emprendida por Guijarro como presidenta de Relial fue el comunicado del 28 de octubre, en el cual se instó a organismos internacionales a pronunciarse sobre la situación en Venezuela, ante la decisión del Consejo nacional Electoral (CNE)  de suspender la continuidad del referendo revocatorio, al comprobarse el fraude en la recolección de firmas. Aunque careció de mayor visibilidad, Guijarro se empeño en difundir este comunicado en twitter a través de la etiqueta #relialvenezuela.

Universidad de la libertad Venezuela 2016

A mediados de noviembre, Guijarro ha estado promoviendo en twitter la #semanadelalibertad, la cual desde varias universidades venezolanas se dedicó al 27 aniversario de la caída del Muro de Berlín. Con mensajes alegóricos a esta fecha como #nomasmuros, #derrumbandomuros y #porunavenezuelalibre, entrelazados con fuertes críticas al gobierno y al socialismo, Guijarro ha venido cumplimentando cabalmente lo acordado en Relial.

La funcionaria está enfrascada, además, en la convocatoria y la organización del programa de formación Universidad de la Libertad (UDL) que promueve el Instituto Político para la Libertad (IPL) de Perú, que también fuera contratista de la NED y del National Democratic Institute (NDI), al cual se vincula Vargas Llosa.

El supuesto objetivo de la UDL Venezuela 2016, que en Caracas, con Cedice como anfitrión, es promover la participación, articulación y liderazgo de jóvenes “comprometidos con el desarrollo de la región”. Para ello, Cedice y el IPL seleccionaron a 35 jóvenes, a quienes costearan materiales, alojamiento, alimentación y transporte durante el evento, en el que participan varios jóvenes peruanos y dirigentes del IPL.

Para el encuentro, Cedice ha seleccionados principalmente jóvenes de la Universidad Central y de la Católica Andrés Bello, en especial los afiliados a los partidos opositores Voluntad Popular, Primero Justicia y Vente Venezuela, con habilidades para manejar las redes sociales. Junto a Cedice y el IPL se alinea la dirigente opositora venezolana María Corina Machado, quien tiene comunidad de intereses muy estrechos con Guijarro.

Machado asesora a los jóvenes de Vente Venezuela,  quienes además de su accionar violento, se caracterizan por tener un amplio dominio de las redes sociales, utilizadas para alentar movilizaciones callejeras, y otras formas de protesta y enfrentamiento contra el gobierno, que puedan magnificarse a través de estas herramientas de comunicación y desinformación.

También los jóvenes que representaran a Primero Justicia han recibido instrucciones directas de sus dirigentes, en especial de Tomás Guanipa y Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la estatal Universidad Central, para convocar a los universitarios a calentar las calles de Caracas mientras transcurre la reunión.

La celebración de la UDL en Venezuela, evento que tradicionalmente el IPL desarrollaba en Perú -y en 2015 se llevó a cabo en Haití-, es una nueva y abierta provocación al gobierno venezolano y una incitación a los jóvenes para que se sumen a la desestabilización de su país desde el mismo territorio.

No es novedad: una vez más Cedice y su presidenta, Rocío Guijnarro, quedan al descubierto como una ONG financiada desde el extranjero, que bajo las cortinas de la defensa de la libertad, operan contra el proceso bolivariano, como parte de la desestabilización permanente alentada y desarrollada desde sectores violentos de la oposición venezolana, alentada por Washington y sus agencias subversivas, y también desde centros derechistas y “liberales” de países europeos.

El financiamiento en los últimos 14 meses

Poco más de un año atrás, el  29 de septiembre de 2015, se llevó a cabo en las oficinas del Comité de Relaciones Internacionales de la MUD en Caracas, una sigilosa reunión a puertas cerradas con el objetivo de coordinar con diferentes ONG internacionales la presencia en Venezuela de “observadores” internacionales para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Pero el quid del asunto era la demanda de la oposición venezolana de recibir mayor apoyo financiero que le permitiera desarrollar mayor cantidad y mejores acciones en la campaña de deterioro nacional e internacional de la imagen del gobierno, subrubro para lo que siempre están dispuestos fondos.

Allí estuvieron presentes los “sponsors invitados” o patrocinadores de la desestabilización Henning Suhr, representante de la Fundación alemana Konrad Adenauer en Venezuela, Lee McLenny, Encargado de Negocios de la embajada de EE.UU. en Caracas, y Samuel David Sipes, funcionario de la oficina política de la misma representación diplomática y sucesor de Philip Laidlaw en la oficina de la CIA en la capital venezolana.

En esa oportunidad, los “sponsors invitados” hablaron de la distribución de medio millón de dólares como “apoyo solidario” a ser distribuidos a través de transferencias bancarias principalmente desde Alemania, a cuentas existentes ya en República Dominicana, Curazao y Estados Unidos.

La cifra mayor, de 259.776 dólares, se consignó para el desarrollo de proyectos, programas, talleres y cursos de capacitación que aborden temas de liderazgo juvenil, gobernabilidad social, sociedad civil y derechos humanos. Para ello se seleccionó un grupo de ONG en Venezuela, encargadas de estructurar las redes necesarias para insertar en este plan subversivo a sectores juveniles, estudiantiles y con otros perfiles, que logren movilizarse como “sociedad civil” y enfrenten al gobierno..

En ese reparto de fondos alemanes y estadounidenses: 18 mil 125 dólares fueron destinados para Cedice y 37. 861 dólares para fortalecer el accionar y movilización de los jóvenes en el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello.

Pruebas irrefutables del financiamiento extranjero a la oposición venezolana con el único fin de lograr la desestabilización del país y crear un imaginario de desgobierno a través del terrorismo mediático cartelizado y de las redes sociales.

– Álvaro Verzi Rangel, Sociólogo, investigador del Observatorio de Comunicación y Democracia y del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico