“Tratan de relativizar los crímenes”

“En los últimos meses hemos advertido intentos por negar el genocidio, reinstalar ´la teoría de los dos demonios´ y desprestigiar la lucha de los organismos de derechos humanos. Abierta o solapadamente, se trata de relativizar los crímenes aberrantes del terrorismo de Estado y poner en cuestión la lucha de los organismos. Vamos a seguir sosteniendo nuestras banderas. Vamos a seguir llevando genocidas ante la justicia, sean militares o civiles. Vamos a seguir reclamándole al Estado que mantenga las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, y que nos brinde respuestas, como el hallazgo de los cuerpos de las miles de víctimas. Vamos a seguir construyendo esta democracia sin impunidad”, señalaron en un comunicado Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas e HIJOS Capital.

Los organismos de derechos humanos respondieron así al comunicado de la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que, en respuesta al pedido de la ONG Ciudadanos Libres informó “oficialmente” que entre 1973 y 1983 hubo 8571 víctimas de terrorismo de Estado. “Vamos a seguir buscando a los centenares de nietos que todavía hoy están desaparecidos. Vamos a seguir reivindicando la lucha de nuestros seres queridos y gritando bien fuerte: ¡30 mil detenidos-desaparecidos presentes, ahora y siempre!”, señalaron. Tal como publicó Página/12, los organismos de derechos humanos señalan que el objetivo de reinstalar un “debate” sobre el número de víctimas es “desviar la atención”. Porque hablar de la cifra implica no hablar del plan de exterminio, sus razones y sus consecuencias sociales. “Los perpetradores ocultaron sus crímenes, los negaron y todavía hoy persisten en su silencio. La dictadura cívico-militar no sólo exterminó a miles de personas, sino que también aniquiló derechos, buscó destruir los lazos solidarios y a las organizaciones”, afirmaron.

Página 12


SON 30 MIL

Abuelas, Madres – Línea Fundadora, Familiares e HIJOS Capital firman el siguiente comunicado motivado por la campaña de desprestigio contra los organismos de DDHH.

Hace más de 40 años, el terrorismo de Estado puso en marcha un plan sistemático de aniquilamiento de trabajadores/as, estudiantes y militantes revolucionarios, que sentó las bases de una Argentina para pocos, injusta y desigual. Con un accionar conjunto, las Fuerzas Armadas y los principales grupos económicos, con la participación de la cúpula de la Iglesia y la corporación judicial, hicieron desaparecer, encarcelaron y condenaron al exilio a miles de personas.

Secuestros, torturas, violaciones, asesinatos, centros clandestinos de detención desplegados por todo el territorio, maternidades clandestinas, robo de bebés, vuelos de la muerte, cuerpos desaparecidos a sus familiares: estos crímenes de lesa humanidad fueron cometidos en nuestro país y de algún modo siguen ocurriendo, porque los perpetradores ocultaron sus crímenes, los negaron y todavía hoy persisten en su silencio, y porque la dictadura cívico-militar no sólo exterminó a miles de personas, sino que también aniquiló derechos, buscó destruir los lazos solidarios y a las organizaciones.

En los últimos meses hemos advertido intentos por negar el genocidio, reinstalar “la teoría de los dos demonios” y desprestigiar la lucha de los organismos de derechos humanos Abierta o solapadamente, se trata de relativizar los crímenes aberrantes del terrorismo de Estado y poner en cuestión la lucha de los organismos.

Vamos a seguir sosteniendo nuestras banderas. Vamos a seguir llevando genocidas ante la justicia, sean militares o civiles. Vamos a seguir reclamándole al Estado que mantenga las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, y que nos brinde respuestas, como el hallazgo de los cuerpos de las miles de víctimas. Vamos a seguir construyendo esta democracia sin impunidad. Vamos a seguir buscando a los centenares de nietos que todavía hoy están desaparecidos. Vamos a seguir reivindicando la lucha de nuestros seres queridos y gritando bien fuerte: ¡30 mil detenidos-desaparecidos presentes, ahora y siempre!

Abuelas