Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

En primer lugar, APEC 2016 fue exitoso porque enfrentó en bloque la amenaza de las propuestas aislacionistas y proteccionistas en el mundo. Con este desafío, las 21 economías del Asia-Pacífico decidieron en forma unánime seguir apostando por el libre comercio como un mecanismo para crecer y traer desarrollo y prosperidad entre nuestros pueblos.

En la Declaración de Lima se enfatizó la decisión de “avanzar en forma integral y sistemática hacia la creación de un Área de Libre Comercio de Asia-Pacífico (FTAAP, por sus siglas en inglés)”, como “un instrumento central para profundizar en la agenda de integración económica regional”.

Un segundo aspecto por destacar es que la integración se realizará en función de los acuerdos regionales de libre comercio que están hoy en curso entre las economías de APEC. En este caso, el Acuerdo Transpacífico (TPP), que agrupa a 12 países, y el Acuerdo Integral Económico Regional (RCEP), que une a 16 naciones. En la declaración final se recalca que estos dos bloques deben permanecer “abiertos, transparentes e inclusivos”.

Otro de los temas importantes aprobados es el de la seguridad alimentaria. Se sostiene que se debe preservar los recursos naturales, con la adopción de medidas para promover la agricultura, el manejo forestal, la pesca y la acuicultura, a fin de mejorar el mercado de alimentos. Y, en este mismo punto, se reconoce que el cambio climático es uno de los principales desafíos que amenaza la seguridad alimentaria, por lo que los países se comprometen a cooperar con políticas para abordar este problema.

Sobre el tema de conectividad, el documento reconoce el papel que desempeña para abrir nuevas fuentes de crecimiento económico y compromete a los miembros de APEC a intercambiar experiencias sobre el uso de las Nuevas Tecnologías de la Comunicación e Información (NTCI).

Pero la cumbre también ha sido un éxito rotundo, porque hoy el Perú ha tenido la enorme oportunidad de proyectar su imagen de país en desarrollo, ordenado y organizado, donde existe una democracia sólida y el respeto de los derechos políticos y civiles.

Además, nuestro país, por su posición geográfica, hace mucho tiempo que apuesta por el turismo de reuniones. Y la recepción de los 7,000 participantes de APEC 2016 fue una extraordinaria “vitrina” para mostrar la calidad de servicios que puede ofrecer Lima para congresos y reuniones internacionales.

Los participantes tuvieron la ocasión de degustar nuestros más sabrosos platos típicos, apreciar los acordes y danzas de nuestro variado acervo cultural y hasta disfrutar de la belleza de nuestros paisajes naturales y sitios arqueológicos.

Por todo ello, en el balance final, podemos decir que APEC avanzó en sus objetivos, mientras que el Perú se consolidó como un país serio que da pasos agigantados y proyecta su riqueza cultural al mundo entero.

En el balance final, podemos decir que APEC avanzó en sus objetivos, mientras que el Perú se consolidó como un país serio que da pasos agigantados y proyecta su riqueza cultural al mundo entero.

El Peruano