Ayotzinapa: caravana de familiares llega a la capital mexicana a 27 meses de la desaparición de los normalistas

Los familiares de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos hace 27 meses, concluyeron la Caravana por la Memoria y la Esperanza con su ingreso a la Ciudad de México después de que tuvieron tomadas por más de tres horas las casetas de cobro de la autopista Cuernavaca hacia la capital del país.

En conferencia de prensa, Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio Bautista, estudiante quien al desaparecer tenía 20 años de edad, aseveró: “el movimiento de Ayotzinapa nunca se cansó, el que se cansó fue Jesús Murillo Karam (ex procurador General de la República)”.

La señora, de frente a los medios de comunicación y codo con codo junto a los padres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos, quienes portaban grandes fotos con los rostros de sus hijos, advirtió: “no nos vamos a rendir hasta saber la verdad… Tenemos la esperanza de encontrar a nuestros hijos, que los vamos a tener de regreso en casa”.

Refirió que la caravana inició el día 20 y recorrió Iguala, Taxco, Cuernavaca, Tepoztlán, y ayer 24 por la noche en una misa le pedimos a Dios les dé fuerza a nuestros 43 estudiantes porque nosotros seguimos exigiendo al gobierno justicia y presentación con vida”.

También, Epifanio Álvarez, padre del normalista desaparecido Jorge Álvarez Nava, también destacó: “a 27 meses de la desaparición de nuestros hijos aquí estamos, no nos vamos a rendir. Desde aquí le decimos al presidente Enrique Peña Nieto que ya nos entregue a nuestros hijos; si nuestros hijos deben algo que se les investigue, pero llevamos tres navidades sin ellos”.

Uno a uno, los familiares pasaron lista de los 43 estudiantes desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014.

Este lunes el movimiento de los padres de familia de los estudiantes desaparecidos realizarán una peregrinación de la Glorieta de Peralvillo a la Basílica de Guadalupe.

Toma de casetas

Por la mañana, a las 10:20 aproximadamente los padres de los estudiantes tomaron las casetas de la autopista México-Cuernavaca.

Durante la protesta cientos de automovilistas, motociclistas y camioneros apoyaron solidariamente su movimiento a cambio del paso libre en las vías de cuota de la México-Cuernavaca.

En vez de pagar 74 pesos, los automovilistas depositan en las bolsas de los familiares billetes de 20 pesos, monedas de 10 y los menos de a 50 o de a 100 pesos. Muchas personas muestran su solidaridad y otros su enojo.

Por micrófono los familiares de los estudiantes desaparecidos hace 27 meses les recuerdan que ellos no tienen fiesta, que están aquí en la lucha por la presentación con vida de sus familiares. “Hay 43 estudiantes desaparecidos, piensen que esas familias no tienen a sus hijos en sus hogares y lo único que ellos querían era ser maestros”.

Llegaron en dos autobuses procedentes de Amilcingo, donde anoche “en lugar de cena de nochebuena tuvimos intercambios de experiencia, de dolor, y si el gobierno creía que nos íbamos a olvidar de nuestros hijos se equivocan. Estamos en pie de lucha y hoy más que nunca exigimos verdad y justicia”.

Los padres están al frente con los cartelones y las fotos de sus hijos: Abel García Hernández, 19 años… Mauricio Ortega Valerio, 18 años… Jonas Trujillo González, 20 años… Magdaleno Rubén Lucero Vargas, 19 años… Leonel Castro Abarca, 18 años… César Manuel González Hernández, 19 años.

Los padres informan en un mitin que exigen la presentación con vida de sus hijos al grito de “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

La Jornada