Mesoamérica: las acciones por el medioambiente aíslan a originarios, según estudio

Las acciones de conservación del medioambiente en la región mesoamericana alimentan conflictos con los pueblos originarios.

Esto se debe a que estas etnias han demostrado ser los mejores protectores de las zonas bajo resguardo, según denunció un estudio presentado este jueves en México.

Andrew Davis, uno de los autores del estudio, explicó que tienen un muro como el que Donald Trump planea construir en la frontera con México creciendo alrededor de muchas áreas protegidas.

En ese sentido, manifestó que se han ido excluyendo a las personas que dependen de los bosques para su supervivencia y a quienes además han coexistido por mucho más tiempo con esos elementos naturales.

El estudio que fue realizado por el Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente (Prisma), sugiere que la política ambiental actual está siendo empleada de manera equivocada no sólo por parte de los gobiernos sino que también involucra a organizaciones conservacionistas y naciones contribuyentes.

El análisis de Prisma se elaboró tomando en cuenta las zonas protegidas desde México hasta Panamá y muestra que existen evidencias que demuestran que cuando los pueblos originarios tienen derechos reconocidos y protegidos sobre sus territorios superan con regularidad la gestión pública y privada de los bosques.

Los expertos también citan como ejemplo un estudio económico que indica que en los bosques tropicales de Bolivia, Brasil y Colombia, donde los derechos territoriales son entregados a personas originarias encontraron que las tasas de deforestación son dos o tres veces más bajas que en otras zonas de los bosques.

De acuerdo con el documento 38% de las áreas resguardadas en Centroamérica se encuentran en territorios de los pueblos originarios, debido a la alta biodiversidad que hay en ellos y, paradójicamente, se les niega a las comunidades locales seguir cuidando de ellas.

Las autoridades fueron estableciendo reservas de biosfera en la región sin consultar a las comunidades locales y de esto según indicaron hay varios casos como la Reserva de la Biosfera Maya (Guatemala), la Reserva de la Biosfera de Río Plátano (Honduras), la Reserva de la Biosfera de Bosawas (Nicaragua) o el Parque Nacional Darién (Panamá).

El informe reveló que sólo 21 de 188 países incluyeron a los pueblos originarios en los planes para disminuir las emisiones de carbono bajo el Acuerdo de París.

Segundo Enfoque


Conservación y derechos comunitarios

Prisma