Chapecoense: la falta de combustible y el sobrepeso fueron las causas de la tragedia

En rueda de prensa la Aerocivil presentó el informe preliminar de la investigación del accidente del avión de LaMia accidentado en La Unión el pasado 28 de noviembre.

Según las normas internacionales, las investigaciones iniciales de los accidentes aéreos son iniciadas por el país donde ocurren. El único objetivo de estas investigaciones es evitar la repetición de ese tipo de accidentes. Según Aerocivil, este informe no busca responsables.

¿Qué pasó?

Investigadores colombianos tuvieron el apoyo de varios países. Las cajas negras fueron analizadas en el Reino Unido y las piezas y versiones fueron analizadas en Colombia, Bolivia y Brasil.

Inicialmente, la Aerocivil informó que la aeronave en la que se desplazaba Chapecoense no estaba certificada para hacer el tipo de vuelo que hizo entre Bolivia y Colombia. Sin embargo su despegue fue autorizado. También se estableció que el despacho de la aeronave desde Bolivia no tenía la firma del despachador.

Se confirmó por parte de Aerocivil que el avión de LaMia tenía un plan de vuelo de 4 horas 22 minutos y no tenía abastecimiento de combustible para una emergencia. Por protocolos internacionales debe ser un extra de combustible para volar 1 hora y media más.

Varios fueron los nuevos hallazgos por parte de la Aerocivil: La capacidad del avión era de 41.800 kilos y viajaba con 42.178 porque tanquearon a máxima capacidad, lo que subió considerablemente el peso. También se confirmó que deberían reabastecer combustible pero la aeronave nunca aterrizó para hacerlo.

Según las grabaciones de la caja negra, piloto y copiloto discutieron sobre la posibilidad de quedarse sin combustible. Luego de esto definieron entrar a un aeropuerto colombiano. Consideraron entrar a Bogotá pero esa decisión cambió en pleno vuelo. Siguieron para Medellín, aún sabiendo que estaban justos de combustible.

Llegada a Medellín

Entrando a espacio aéreo colombiano una aeronave de VivaColombia se reportó con problemas de combustible. Esto hizo cambiar los planes de las autoridades aeronáuticas colombianas que no sabían que el avión de LaMia venía con poco combustible.

A pesar de que el avión de VivaColombia manifestó que había solucionado el problema de la gasolina, la Aerocivil le dio prioridad en Medellín para revisar la aeronave. Según las autoridades este es un procedimiento normal.

Mientras la aeronave de VivaColombia estaba en posición para aterrizar, el avión de LaMia sobrevoló el oriente de Antioquia sin reportar dificultad con el combustible. Solo minutos después afirmaron que “Se presentó un problema con el combustible”. Pero ya el vuelo VivaColombia estaba próximo a aterrizar. Este aviso de LaMia fue 8 minutos antes de el accidente. En ese momento del aviso la torre de control le dijo que podía tardar 7 minutos.

Según Aerocivil la palabra “Prioridad” no significa emergencia. Sin embargo la controladora le dio la ruta más sencilla para aterrizar. Sin embargo el avión de LaMia empezó el descenso sin notificar. Ya el combustible estaba acabando.

Minutos finales

La controladora le preguntó al avión de LaMia cuánto tiempo tenía para sostener. Solo en ese momento el copiloto le reportó la emergencia. 6 minutos antes del impacto. La controladora canceló todo, quitó los aviones. Dispuso todo para el aterrizaje del avión de Chapecoense. En ese punto se apagaron dos de los cuatro del avión pero la tripulación no lo informó.

Hasta el último momento la controladora estuvo pendiente del avión de LaMia. Incluso le preguntó al capitán si necesitaba servicios en tierra. El piloto no dijo nada a pesar de que ya tenía tres motores apagados. Sin embargo, tres minutos antes del impacto, se apagó el cuarto motor. Esto hizo que el avión entrara en falla total. Faltaban dos minutos para el impacto. Era imposible reaccionar. Solo en ese momento la tripulación dijo lo que tuvo que decir para evitar la tragedia: “Estamos en falla total. Sin combustible”.

La aeronave desapareció de los radares. Se apagó todo. El impacto fue un cerro antes de llegar al aeropuerto de Rionegro que sirve a Medellín.

Informe final

La Aerocivil dejó claro que el accidente es la suma de múltiples errores y omisiones. El avión colisionó contra el Cerro Gordo. Iba aproximadamente a 230 kilómetros por hora. Así como lo confirmaron los sobrevivientes, los ocupantes del avión no se enteraron de la emergencia y para ellos era un aterrizaje normal.

La investigación seguirá adelante. La Aerocivil recordó que en este caso, las pesquisas y los informes oficiales son por cuenta de las autoridades del país donde ocurre el accidente.

Tele Medellín