Colombianas inician la campaña “Menstruación libre de impuestos”

La reforma tributaria que actualmente adelanta su trámite en el Congreso incluye, dentro de sus propuestas, aumentar del 16 % al 19 % el impuesto en artículos de uso femenino como toallas higiénicas y tampones, que en este momento pagan una tarifa plena como si fueran productos de lujo, lo que para los movimientos feministas ya es un ‘abuso’.

Varios grupos de mujeres rechazaron la iniciativa, entre ellos el Grupo Género y Justicia Económica, que lidera la campaña ‘Menstruación libre de impuestos’, cuyo objetivo es hacer visible la inequidad de género detrás de la reforma tributaria e impedir que el Congreso apruebe dicha propuesta.

Según esta misma red de mujeres, en Colombia la compra de toallas higiénicas y/o tampones significa un gasto anual de $1,26 billones, lo cual corresponde a $95.000 por cada una de las 13’295.845 niñas y mujeres entre los 10 y los 44 años de edad para quienes el uso de estos artículos es necesario.

El informe ‘Política fiscal y género: que no se descargue la crisis sobre las mujeres’ de la Red de Género y Justicia Económica califica como ‘inadmisible’ que los gobiernos asuman que los artículos femeninos son de lujo y no gocen de las exenciones de los productos que componen la canasta familiar básica, entre otras cosas porque su uso responde a una condición estrictamente biológica.

Con la reforma, el precio de productos etiquetados ‘for woman’ o ‘para mujeres’ (cuchillas, champús, talcos) también aumentará y en algunos casos será superior al costo de los mismos artículos dirigidos para hombres. Esto, según la Red de Género y Justicia Económica, actúa como un impuesto invisible para las mujeres, conocido como “impuesto rosa”.

Los efectos de la política pública presupuestaria y tributaria con enfoque de género en Colombia han generado efectos devastadores para la mujer. Según el Dane, las mujeres tienen menores posibilidades de acceder al sistema financiero, por lo que tienen menor autonomía económica. Además, ganan en promedio un 20,2 % menos que los hombres, a pesar de trabajar más horas, tener una mayor participación en el mercado y contar, en algunos casos, con mayor preparación académica.

Esta misma entidad señala que en un día el 63 % de los hombres realiza trabajo no remunerado con un tiempo aproximado de 3 horas y 10 minutos, mientras que el 89 % de las mujeres realiza trabajo no remunerado con un tiempo estimado de 7 horas y 23 minutos.

Además según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en Colombia una de cada tres mujeres no tiene ingresos propios, en comparación con solo el 11,7 % de los hombres.

En este contexto, la iniciativa de la Red de Género y Justicia Económica cobra aún más importancia pues se constituye en un llamado para establecer políticas eficientes con enfoque de género, que reconozcan los efectos diferenciados entre hombres y mujeres.

El tema en el Concejo de Bogotá

Voceras del movimiento Género y Justicia Económica realizaron una intervención en la comisión de Gobierno del Concejo de Bogotá, en donde afirmaron que una mujer gasta al mes, en promedio, 25 toallas o tampones, 300 anuales y 12.000 a lo largo de la vida, y gravarlas con el IVA es imponerle un impuesto a la menstruación, que es una condición biológica que hace parte de la naturaleza de la mujer.

“Es evidente que los legisladores no están pensando en las consecuencias de sus decisiones, en este caso sobre las mujeres y sobre el gasto que implica el uso de toallas todos los meses. Por eso respaldo la campaña ‘Menstruación libre de impuestos’. Ya es oneroso que una necesidad esté gravada con el IVA como para que ahora se pretenda subir el gravamen”, dijo la presidenta de la comisión, Lucía Bastidas Ubaté.

“Lo ideal es que estos bienes de primera necesidad no tengan IVA, porque hacen parte de la canasta básica”, dijo la concejal Bastidas.

El Tiempo