Boliva pedirá a Chile el desminado de la frontera entre ambos países a la brevedad posible, en la reunión de las 162 naciones que son parte de la Convención de Ottawa que comenzó el lunes y concluirá el viernes en la capital chilena de Santiago.

“Haremos constar nuestra exigencia del cumplimiento de las disposiciones de la Convención de Ottawa, sobre las minas antipersonales”, informó a La Razón el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, según publicó este miércoles este diario en su edición impresa. La autoridad confirmó la asistencia de Bolivia al foro.

Chile, como signatario de la Convención, debió desactivar hasta 2012 las minas antipersonales sembradas en zonas de frontera como con Bolivia, pero incumplió el plazo y pidió una prórroga hasta 2020.

Ferreira, junto a otra autoridades nacionales, canceló su asitencia al encuentro debido a su participación en el Gabinete del Agua, que atiende la escasez de agua en cinco capitales del país, especialmente en la ciudad de La Paz.

Un informe que Santiago entregó en 2014 al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, estableció que un total de 64.402 minas todavía estaban enterradas en sus fronteras a diciembre de 2013.

La Razón